El punto en el corazón es el trampolín para saltar hacia el Creador

Si yo no tomo fuerzas del grupo, entonces inevitablemente llegaré al estado de vacío total donde no tendré ninguna fuerza para avanzar (y en general, tengo que llegar a este estado). Es decir, no querré avanzar ni un centímetro más cerca de la espiritualidad de la forma en la que esta luce para mi deseo egoísta.

Entonces no sabré qué hacer ¿Debo dejar todo atrás e ir a casa? ¿Pero qué me sucederá después? Así, me encuentro en una posición de un auto en modo estacionario, incapaz de forzarme a ir adelante. Pero tampoco puedo ir de reversa o doblar hacia un lado porque no importa a donde mire, 360 grados a la redonda no veo una salida.

¡Una persona puede permanecer en este estado por años! Esto continúa hasta que finalmente empieza a comprender que el grupo es el único medio, la fuente de la cual puede recibir la fuerza para “soportar” la espiritualidad. Y cuando él recibe esta fuerza del grupo para tolerar el otorgamiento, así como el entendimiento de que es importante salir y atacar y conquistar este estado espiritual, entonces él comienza a avanzar.

A partir de aquí se vuelve claro que sólo la conexión con el entorno nos abre la oportunidad de dar un paso hacia adelante. Es similar a una semilla en el suelo que tiene que absorber todas las sales y minerales del suelo para crecer. El crecimiento del alma en esta persona más tarde tendrá lugar bajo la influencia de las fuerzas que recibió del entorno.

Por si mismo tiene sólo una Reshimó (gen espiritual). Él vivió como un “burro“, existiendo en el nivel animal, y entonces alcanzó el estado “neutral” (como en el modo estacionario) donde no quería seguir avanzando más. Esto significa que su material, el Kli animado se ha agotado como un grano descompuesto en el suelo, y de ahí en adelante no hubo nada más que él pudiera hacer.

¡Ahí es donde se aclara si tiene o no un punto en el corazón porque ahora este se convierte en el único punto que lo separaba de todo el deseo egoísta! Ahora este permanece solo y la persona no quiere avanzar con ello. Sin embargo, si él ahora le anexa a este punto los deseos e impresiones del entorno, la inspiración de la grandeza de la meta, entonces será capaz de avanzar con ese punto. No existe otro medio.

Es por esto que toda nuestra alma está fuera de nosotros, está en todas las fuerzas, pensamientos, y valores que recibimos del entorno. Todo eso permanece en nosotros como un punto diminuto, lo único que tenemos. Este punto es el medio de conexión entre nuestro “burro” (materia egoísta, deseo) y el humano en nosotros. Es llamado “el punto en el corazón”, la gota de la semilla espiritual.

Así como hay niveles intermedios, transitorios entre todos los niveles: corales entre el inanimado y el vegetativo, la mitológica “Kelev Sadeh” que es mitad planta y mitad animal, y el mono entre los grados animado y humano, así el punto en el corazón es el medio o trampolín para saltar hacia arriba, ¡Del hombre al Creador!

(38133 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 3/15/11, Escritos de Rabásh)

Material Relacionado:
Toda la humanidad es el cuerpo de tu alma
El alma es una parte eterna del Creador
La muerte del cuerpo no afecta al alma

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta