Encuentra tu mal al alejarte de él

El primer principio de la educación: “La naturaleza es unificada, y somos opuestos a ella”.

Segunda parte: “La reciprocidad como base para mantener el equilibrio”: Cada componente de la naturaleza se esfuerza para mantener el equilibrio y la armonía (en el lenguaje de la ciencia, la homeostasis). Así que lo que hacemos es, ser parte del sistema de la naturaleza, debiendo alcanzar el equilibrio y la armonía.

A diferencia de los niveles inanimado, vegetativo y animado de la naturaleza que aspiran al equilibrio instintivamente, tenemos que llegar a la unidad y a la consideración mutua de los intereses sobre la base del desarrollo de la conciencia. Esto constituye la única diferencia entre el hombre y todos los demás elementos de la naturaleza.

La persona debe mostrar el desequilibrio, de manera atenta, conscientemente, en la experiencia, y de manera lógica. Ella debe ver todos los aspectos positivos y negativos: cuán opuesto a ella y  cuán equilibrado está con la naturaleza. Debe sentir y cultivar su receptividad hacia ella, desarrollándola a tal grado en el que su sensibilidad para comenzar a estar en equilibrio con la naturaleza, en particular, pueda llevarlo a la cima de la escalera espiritual.

Como Baál HaSulám establece, recibimos el método de la Cabalá con el fin de tomar conciencia de nuestra maldad. Nos acercamos a una nueva forma de educación para que podamos tomar conciencia de nuestro mal puesto que no hay otra cosa que sea necesario que hagamos. Después de haber experimentado el mal, huimos de ella de manera natural y nos retiramos lo suficiente como para no sentirla más. Por lo tanto, al cultivar en nosotros la sensibilidad hacia el mal, nos alejaremos más y más de ella, siempre a una distancia donde no podamos sentirla más.

El mal se despliega en nuestro odio mutuo lo cual nos hace opuestos a la naturaleza de la creación. Este es el problema que estamos enfrentando hoy: conectar todos los dolores y desgracias del mundo moderno con nuestra falta de interconexión, nuestro desacuerdo con la naturaleza global.

Nuestro gran problema es la falta de conexión entre nosotros. El problema no está en la escasez de recursos naturales ni en la contaminación. En verdad, esto no importa. La naturaleza es capaz de limpiarse y volver al estado corregido, pero incluso esto depende exclusivamente de nuestra buena interconexión.

Debemos mirar no la naturaleza, sino lo que está pasando entre nosotros. De ese modo, llegaremos a similitud con ella.

(38224 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 3/16/2011, sobre los principios de la educación global)

Material Relacionado:
La intención del mal es empujarme hacia adelante
La elección de uno consiste en un mayor esfuerzo
El esfuerzo viene de abajo y la sensación de Arriba

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: