Haz que amanezca

Pregunta: ¿Qué es una plegaria?

Respuesta: El Creador creó sólo el deseo de recibir placer. Los deseos pueden desplegarse automáticamente, disparados por la maquinaria interna que activa un deseo tras otro en mí, al realizar la secuencia de Reshimót (genes de información). Una plegaria es un trabajo metódico sobre un deseo que se despliega en una persona.

Cada deseo o Reshimó consiste de 613 (Tariág) deseos. Esos 613 deseos, al surgir, trazan la imagen del mundo para mí: A cada instante en nuevos deseos, descubro un nuevo marco de la realidad, un nuevo mundo.

Pero yo, por mí mismo, puedo desear trabajar en desplegar constantemente los deseos, acelerar el desarrollo de nuevas Reshimót en mí, controlar como se despliegan, y no permitir que mi evolución tome un curso aleatorio. Puedo adelantar el surgimiento de nuevos deseos así como trabajar en ellos, justificar al Creador en cada momento, avanzar en adhesión con Él, y ver la necesidad y el propósito de cada estado.

Tal trabajo con los deseos es considerado una plegaria. Una plegaria es un trabajo en el corazón, y el corazón es la colección de todos los deseos de una persona. Entonces, el trabajo con nuestros deseos es considerado una plegaria. Por esto está escrito: “¡Que oremos todo el día!” Lo que significa, deja que una persona trabaje constantemente con sus deseos, motivándose hacia las correcciones.

Esto difiere radicalmente de la opinión de las masas que piensan que al leer plegarias de un libro de oraciones, llevan a cabo acciones espirituales o llevan a cabo algo. Toda nuestra historia demuestra cuán absurda e inútil es esta interpretación de “plegaria”. Son simples acciones externas que se llevan a cabo durante la preparación para el verdadero trabajo espiritual en nosotros mismos durante los estudios de Cabalá. Sólo entonces el trabajo está dirigido hacia la corrección del yo propio considerado como el “trabajo del Creador” ya que es hecho por Su Luz, Ohr Makíf.

El trabajo auténtico está en acelerar los deseos. Quiero que se desplieguen en mí lo más rápido posible para poder trabajar en ellos, al haberme preparado y también al entorno: el maestro, los textos cabalísticos, y el grupo; de manera que siempre esté listo y dispare mi propio desarrollo, “Haciendo que amanezca” por mí mismo.

Por lo tanto, una plegaria es todo nuestro trabajo, y no existe nada más que el trabajo con los deseos.

(37897 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 13 de Marzo del 2011, El Libro del Zohar)

Material Relacionado:
Ascendiendo hasta la raíz de la creación
Si deseas ver el rostro del Creador
Momentos de Cabalá – Trabajo Espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: