La alegría es señal de otorgamiento

Ayer mientras veía nuestro canal de TV vi una transmisión del programa cultural que se presentó en la gran Convención en Israel en otoño pasado. Incluía presentaciones de diferentes grupos y danzas especiales de diferentes naciones de todas partes del mundo de donde venían las personas que asistieron a la Convención. Había una audiencia enorme y una atmósfera muy especial, lo que hacía imposible alejar tus ojos de la pantalla. Tenía que verlo hasta el final.

No vi allí ningún rostro decepcionado o abatido porque cada persona estaba influida por la aspiración común y todo el salón estaba lleno de alegría, esperanza, emoción, e inspiración. Y no era ni siquiera porque alguna revelación espiritual especial estuviera teniendo lugar ahí, sino simplemente porque el humor de la sociedad influyó a cada persona de esta manera. Cada persona que era parte de ello se sintió feliz y alegre en ese momento.

Ese es el poder de la influencia social y es lo único que nos hace falta para avanzar en cada momento. En el camino no podemos exigir ninguna otra revelación más que la revelación del otorgamiento, es decir la corrección que me permite sólo otorgar, conectarme con otros y no exigir nada más, como Bína que no desea nada para sí (Jafétz Jésed).

El Creador exige de nosotros que lleguemos a ser como Él: otorgar por el bien del otorgamiento, y después recibir por el bien del otorgamiento. Es por esto que nuestro avance siempre sucede “por encima del conocimiento”, es decir que no podemos pedir que ninguna otra cualidad o llenado se manifieste en nuestras sensaciones aparte de la cualidad de otorgamiento. Más aun, ni siquiera me importa si se me dará la oportunidad de otorgar. No espero nada del Creador en respuesta aparte de la  aspiración en sí  por el otorgamiento que siempre se desarrolla en mí, más y más.

El mundo aun no entiende esta actitud y nosotros, también, estamos sólo acercándonos gradualmente a ser capaces de escuchar y entender cuál es la esencia aquí. Pero no hay otra vía por dónde ir. Toda la humanidad ha entrado ya a este proceso de corrección y tenemos que entender que no hay marcha atrás. No podemos detener la historia. Todo el mundo está experimentando un desarrollo muy rápido en la dirección de esta nueva cualidad, la cualidad de otorgamiento que comenzará a gobernar el mundo.

Es por eso que los cabalistas dicen que no tenemos ningún otro medio aparte de organizar un entorno que nos apoye en el camino hacia la meta y nos dé fuerza, inspiración, y alegría. No podemos recibir todo esto del Creador y en especial no podemos recibirlo de nosotros mismos, sino sólo de la sociedad.

Por eso nuestra diseminación debe enfatizar eventos inspiradores como, por ejemplo, los programas culturales en las Convenciones. Esto significa “unirte al bien”, que es el lema que elegimos. Mientras más programas como este tengamos, que comuniquen alegría, unidad, y el poder que ha sido adquirido, más grande será la fuerza de vida que esto le dará a cada persona.

(38681 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 21 de Marzo del 2011, preparación para la Convención WE!)

Material Relacionado:

Como convertir la tristeza en alegría

La alegría es una señal de otorgamiento.

Un lego fabricado a partir de las piezas del creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta