La confianza verdadera viene de la Luz

Baál HaSulám, Ohr Bahír: Confianza es fe en ti mismo. En el sentido psicológico, es una sensación de resistencia. Es porque nada resistirá frente al deseo, además del cansancio o impaciencia en los esfuerzos.

Por lo tanto, un héroe siente una poderosa fuerza de la paciencia dentro y no se rinde  ante nada, creyendo en sí mismo y en su fuerza. Pero una persona débil siente que él no tiene la fuerza de la paciencia, y cuando otra persona le hace sufrir, no puede soportar, por lo tanto se rinde ante él de inmediato.

Pregunta: ¿Qué es la fe en ti mismo? Suena egoísta.

Respuesta: El texto está escrito de una manera que se descifra diferente abajo, en nuestro mundo, y Arriba, en el mundo espiritual. En nuestro mundo estás dispuesto a resistir si crees que tienes razón, si aspiras a la meta, si realmente necesitas algo, o si amas a la gente para quien haces esfuerzos, como a tus hijos, parientes, y los cercanos a ti. Por otra parte, en la espiritualidad todo es realizado por la fuerza de la Luz que te influye.

No es un secreto que el heroísmo en nuestro mundo es la fuerza del egoísmo. Necesitamos la envidia, el deseo apasionado, el amor propio y otros estímulos para “iluminarnos nosotros mismos”, y adquirir la capacidad de resistir. Además, recibimos la capacidad de soportar de la naturaleza. Algunas personas son capaces de resistir un gran sufrimiento desde el nacimiento.

Pero cuando la persona entra en el mundo espiritual y comienza a trabajar por el bien del otorgamiento, este deja de jugar su papel. Ya no hay fuerte o débil. Todos se encuentran en el mismo nivel y no son asistidos por su naturaleza material ninguna manera. En el mundo espiritual una persona necesita la fuerza que visten las Luces en él.

Obviamente, también aquí cada persona es diferente de los demás, pero difiere en su propósito espiritual, el cual es determinado por la raíz de su alma. En lo que se refiere a todos los demás se siente débil e impotente. Cuanto más avanza la persona, más débil se siente, y más depende de la Luz que Reforma.

Al principio, todos somos héroes, “hombres de verdad”. Pero entonces empezamos a tener mayor debilidad hasta que nos encontramos con que no nos queda nada. Así es como llegamos, a “rompernos”, dándonos cuenta de nuestra debilidad y gracias a ello, entendemos que en realidad no tenemos que ser capaces de hacer algo además de buscar las fuerzas para persistir y resistir.

Sólo tengo que encontrar la fuerza de la fe. Entonces, adquiriré la capacidad de resistir, la fuerza de otorgamiento que opera por encima del conocimiento. Me siento vacío por dentro, quiero tener algo por lo que valga la pena trabajar, estoy totalmente desprovisto de energía, porque mi egoísmo no me empuja hacia adelante y no me da fuerzas. Sin embargo, si recibo la fuerza del otorgamiento de la Luz que Reforma, entonces ya puedo realizarlo. El grado de mi confianza depende de ello.

En el mundo material, el grado de mi confianza depende de la cantidad contenida en mis Kelím de recepción. Pero en la espiritualidad es el contrario: el grado de mi confianza depende de la cantidad contenida en mis Kelím de otorgamiento.

Nadie tiene ningún “favor especial” aquí y nadie supera a otros en poder. Cada persona desciende a cero y experimenta vacío total y debilidad, y luego comienza a adquirir la fuerza de otorgamiento que viene de Arriba. Pero esto sucede sólo con la condición de que esté fusionado con el superior. El deseo de recibir siempre debe ser anulado ante el superior, para que el deseo de otorgar pueda dar a la persona la fuerza de resistencia y confianza.

(36968 – De la 4º parte  de la lección diaria de Cabalá del 3 de Marzo del 2011, sobre la confianza)

Material Relacionado:

Anticipándose a la luz que reforma

El día de la expiación es un día de alegría

El provecho de la luz viene de la oscuridad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: