La libertad nace del amor

Pregunta: ¿Cuál es el tercio medio de la Sefirá Tiféret y por qué es llamado libre?

Respuesta: Es como si no existiera por sí mismo. Como Baál HaSulám dice, que existe sólo como el lugar sobre el cual luchan la Klipá y la santidad.

Este es el lugar donde la persona se experimenta a sí mismo y su independencia. Es donde tiene su lucha interna y las dudas: ¿Con qué identificarse a sí mismo, con el superior o con el inferior? Esto se conoce como el tercio medio de Tiféret, el lugar de la libre elección.

Pregunta: ¿De qué está hecha esta parte? ¿Y cómo se revela allí la libertad de elección si esta parte está influenciada por el superior o el inferior, dependiendo de con quién se identifique? Entonces, ¿dónde está la independencia?

Respuesta: Así es como es preparado desde Arriba el lugar de la libertad de una persona. Este no es confuso ni carente de claridad de la manera a la que se refiere la libertad en nuestro mundo, la falta de conocimiento preciso con la que te identificas. Por el contrario, en el tercio medio de Tiféret es absolutamente claro para mí que el atributo de otorgamiento y lo que está por encima de la cualidad de recepción está por debajo. Estoy en el medio, y este medio lo es todo para mí. Es decir, toda mi realidad es la parte media de Tiféret.

Donde quiera que esté, estoy bajo la influencia del superior o del inferior, siento su influencia, es decir, la siento y no se relaciona conmigo mismo. Pero en el tercio medio de Tiféret revelo el completo HaVaYaH, yo mismo. Esta parte contiene la totalidad de diez Sefirót, los discernimientos del Partzúf entero.

Si quiero alcanzar el superior, entonces asciendo a la parte superior, y si quiero alcanzar el inferior, entonces desciendo a la parte inferior. Pero ¿quién soy yo? Esto es la parte media de Tiféret, como una fina capa entre el superior y el inferior. Sin embargo, en realidad no es delgada.

El tercio medio de Tiféret proviene del hecho de que en las cuatro fases de la expansión de la Luz directa, Bína decidió que desea no recibir, sino volverse similar al superior, y para hacerlo, tiene que alcanzar el otorgamiento. Sin embargo, no puede alcanzar el otorgamiento porque su materia, el deseo de disfrutar, no cambia. Con el fin de que parezca otorgamiento, tiene que recibir por el bien del otorgamiento. Es decir, utiliza la fuerza de amor del Dador.

Si no tengo la fuerza del amor del Dador, no puedo transformar mi recepción para otorgarle a Él. Pero si sé que Él me ama y yo planeo recibir de Él sólo por esa razón, entonces uso la fuerza de Su amor. Al principio tengo que revelar Su amor, y en el interior de este, revelar mi recepción, y entonces recibir de Él sólo con el fin de mostrarle mi amor a Él.

Desde el mismo campo donde la segunda fase (de las cuatro fases de la expansión de la Luz directa) toma la decisión, allí es donde nace la noción del tercio medio de Tiféret, en el cual la creación se siente libre para tomar decisiones.

(36836 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 02 de Marzo del 2011, El Zohar)

Material Relacionado:

El desarrollo de reshimot a través de la historia

El otorgamiento es invisible pero es infinitamente importante

No nos ayudará jugar al amor

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: