La solución está entre nosotros

Pregunta desde Japón: ¿Cuál debe ser nuestro trabajo interior durante las situaciones de emergencia? No deja de temblar mientras veo  la lección.

Respuesta: En estos días tenemos que enfocarnos todavía más en la unidad y tener confianza en que justamente en virtud de nuestros esfuerzos podremos prevenir otras catástrofes similares en el mundo, tanto en Japón, como en todas las regiones del mundo en donde la gente sufre.

¿Por qué sufren? ¿Por qué no avanzan hacia la corrección por el sendero correcto? ¿Por qué no despiertan y salen a las calles gritando, “¡Qué llegue el Mesías ahora”!? Dicho de otra forma,  ¿por qué no exigen la corrección, un cambio, un estado nuevo?

¿Por qué exigen que haya un cambio de gobierno? ¿En qué les ayudaría? Nadie estaría mejor si esto sucediera, ni siquiera si el dictador libio dimitiera. La brecha que resultaría sería llenada por el radicalismo islámico o algún otro partido, pero sólo serían compensaciones psicológicas ciegas. En la práctica, las personas no se sentirían mejor; continuarían por el camino del sufrimiento.

Últimamente el mundo está adquiriendo armas más rápidamente. Estamos renovando la carrera armamentista que se había detenido anteriormente, como si quisiéramos jugar a las  fuerzas. Pero, qué tonto es pelear como niños pequeños.  Observen cuánta energía  y recursos se están desperdiciando.

Como resultado, todo depende de nosotros con todos nuestros amigos, a través de todo el mundo que ha recibido un impulso de corrección. Tenemos que unirnos desde dentro y sentir que somos un todo único. Entonces, al desear unir al mundo en uno solo, ayudaremos a los otros a acercarse. Después de todo, son una parte pasiva de nosotros mismos. Son incapaces de acercarse por sí  mismos, hasta que no les ofrezcamos la oportunidad de conectarse con nosotros.

Una vez que la persona recibe un despertar, el punto en el corazón, llega hasta nosotros y nos uniremos con todos aquellos que activan y aceleran el desarrollo, adaptando la velocidad de su trabajo a la velocidad de surgimiento de las Reshimot. Entonces ninguna fuerza, ya sean tsunamis, revoluciones, guerras y otras cosas parecidos nos forzarán a avanzar en forma negativa.

Todo depende de nuestros esfuerzos, del grado en que trabajemos en la unificación. No existe otra solución para el mundo.

[37940] De la cuarta parte de la lección diaria de Cabalá del 14 de marzo 2011.

Material Relacionado:
“Todos son mis hijos”
El mundo es redondo
Cómo prevenir los golpes de la naturaleza

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: