No creas en las dulces promesas de Hamán

Durante la expansión de la Luz de arriba hacia abajo desde Kéter, a Jojmá, y hacia Bína, una interrupción debe haber sucedido porque Bína es ya la cualidad de otorgamiento que no necesita nada para sí ¿Así que cómo es posible desarrollarse más allá?

Ahí es cuando Bína siente el deseo del Creador que está en Kéter, el deseo de unirse. Así, Bína se divide en GAR y ZAT, el cual siente una conexión con Kéter y por lo tanto desarrolla la recepción dentro de sí para otorgar a los inferiores. De otra manera no tendría lugar un desarrollo extra.

De la misma manera, cuando ascendemos y alcanzamos Bína, primero adquirimos Galgálta ve Eináim, la cualidad de otorgamiento por el bien del otorgamiento, Jafétz Jésed, la cual es llamada Mordejái. Ahí es donde debemos decidir cómo usar nuestro deseo de disfrutar. Para nosotros, esto es ZAT de Biná, conectado a nuestro Máljut de Luz Reflejada, la Sefirá más alta que alcanza Kéter de la Luz Directa.

Aquí es el punto donde debe tomarse una decisión. Esta es la diferencia en cómo deben ser usados los deseos de Hamán, egoístamente o por el bien del otorgamiento. Si comenzamos a otorgar de manera egoísta, entonces volvemos hacia abajo. Y si elegimos el otorgamiento, entonces usamos los deseos de Hamán con la intención de Mordejái, es decir recibimos por el bien del otorgamiento.

Este es el “punto fatal” de Purim. Pur significa ” porción” o “destino, “cuando decidimos: ¿Qué hacer ahora? Es decir, tenemos que decidir: ¿en qué dirección nos inclinaremos? Pero es imposible entenderlo por ahora. No vemos todas nuestras cualidades desde un lado, aparte de Mordejái. En todas las direcciones aparte de él, sólo nos espera la total oscuridad. Este es el verdadero punto de elección de una persona y es muy delgado. Después de todo, ¿Cómo puedo entender que el otorgamiento por mi propio bien no era parte del programa del Creador?

Así es como debemos llegar justo al final hasta ver que Hamán entierra todo el otorgamiento que habíamos alcanzado. De otra manera no sentiremos que esta cualidad desaparece. Debemos sentir que si le damos poder a Hamán, ¡Nada de nuestro otorgamiento permanecerá!

Lo mismo nos sucede ahora también. Algunas veces llegamos a estar tan confundidos que pensamos que al hacer cierto tipo de acciones seremos capaces de llegar a la meta. Aun no sentimos que esto nos separa completamente de nuestra base, del otorgamiento, y nada permanece aquí excepto el egoísmo, y todo nuestro otorgamiento es también hecho por nuestro propio bien. Sólo si verificamos esto hasta el final seremos capaces de decidir que tenemos que aniquilar a Hamán y salir de su poder.

Al principio sentimos que esto era útil para nuestro progreso hacia la meta, pero ahora revelas que todo es completamente opuesto y que puede enterrar todo tu avance, meta, y todo tu camino. Pero sólo descubres esto hasta el final, cuando estás caminando junto al egoísmo, Hamán, y este sutilmente te roba pequeñas porciones, arrebatando todo lo que tienes, hasta que quedas sin nada. Ahí es cuando ves que no hay opción: debes huir de su gobierno.

Aun vamos a pasar por tal sufrimiento en este camino donde Hamán puede vestirse en personas reales o sólo ideas…..

(38646 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 20 de Marzo del 2011, Shamati)

Material Relacionado:

Keter-jojma-bina-za-maljut

La razón por la que encendemos la vela

Los pasos hacia la unión con el creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta