Un milagro que está a punto de ocurrir

La tarea del ser creado es moverse hacia nuevos, inesperados y desconocidos estados organizando para sí mismo todas las condiciones necesarias para atraer la fuerza superior que lo pueden transformar.  Por lo tanto, estas acciones son vistas como “remedios milagrosos” (Segula).

Las acciones que el ser creado debe realizar están claramente definidas: tiene que superar sus propios deseos, cultivarlos, entrar en el grupo, y “comprarse unos amigos” comenzando a otorgar y rebajarse a sí mismo ante el grupo.  Uno necesita inspirarse por el enaltecimiento del grupo hacia el objetivo espiritual, “conseguirse un maestro” para que aprendas de él con los amigos, y se unifiquen en un deseo integral, una vasija (Kli), para corregir la ruptura.

El rompimiento es el lugar dentro del cual revelamos nuestra corrección: nuestro estado reformado y la Luz superior que llena y restaura nuestra vasija colectiva.  Es decir, estamos tratando con las acciones que pueden ser descritas con precisión y aplicadas de manera práctica mientras que siguen permaneciendo en nuestra naturaleza egoísta, en un estado aún no corregido.  Este estado existe en cada paso del ascenso, incluso en los grados espirituales.

En cuanto a las acciones de los grados superiores, es la Luz superior (la Luz de AB-SAG o la Luz Circundante) que se expande hacia nosotros de una manera que no podemos entender y nos afecta sin que nuestro sentimiento y nuestro ser estén conscientes de ella. Solo sentimos los efectos de su trabajo.

Esa es la razón por la cual existe una brecha entre las acciones de las criaturas y el trabajo del Creador en respuesta a estas acciones si están dispuestas correctamente.  Es decir, no hay una cadena de causa-y-efecto por parte del ser creado, y nosotros tampoco entendemos como se produce el avance ni podemos predecirlo.  De manera que, todo este trabajo es conocido como el “remedio milagroso”.

Pero todo esto se debe al hecho de que el ser creado se está preparando para recibir una nueva naturaleza de la cual carece actualmente.  Y por lo tanto, no podemos ver o sentir las transformaciones que están por venir.  Esa es la razón por la cual esto se describe como un milagro.  Sin embargo, cuando una persona recibe estas transformaciones interiores desde Arriba, toda la cadena de eventos por los que pasó se vuelve clara para él, y ahora dice acerca de su pasado “¡he trabajado y lo he encontrado!”.

Un hallazgo es exactamente lo que Segula, una fuerza milagrosa, significa. Debemos esforzarnos constantemente por hacer todo lo que nos sea posible, como está escrito: “Haz todo lo que eres capaz de hacer” y ¡encontrarás! Esto es precisamente lo que determina la brecha entre mi estado presente y mi estado futuro.  Estoy completamente a cargo de mi estado actual: estoy consciente de él, lo entiendo, y organizo todo dentro de él: “Hago todo lo que puedo” pero entonces “encuentro” un estado completamente nuevo que llega como un milagro.  Después de todo, recibo una naturaleza totalmente nueva que no esperaba o predije de antemano.

(37438)

De la primera parte de la Lección Diaria de Cabalá el 8 de marzo 2011, sobre La Importancia del Estudio.

Material Relacionado:
La oculta ley de la luz
Esperando el milagro de la revelación
2011 es el tiempo del ascenso

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: