Una máquina de movimiento perpetuo que funciona con la energía de la Luz

No hemos atraído aun la suficiente Luz, y si empezamos a usar nuestra mente corpórea para averiguar dónde está la inclinación al mal dentro de nosotros, no producirá nada, sino un simple filosofar. Actuamos sólo dentro de la Luz, por lo que no necesitamos ninguna evaluación o examen y debemos pensar sólo en nuestra conexión. Nosotros simplemente no son capaces de hacerlo ahora mismo.

Tenemos que atraer una gran cantidad de Luz antes que obtengamos el poder, la comprensión y la sabiduría para sentir qué es la “inclinación al mal ” (Iétzer ha Ra). En realidad, es un ángel, la fuerza del Creador que es opuesta a Él. Sólo Moisés mereció el honor de enfrentar a Faraón. Sólo después de todo este largo camino llegamos al Monte Sinai (la montaña de odio).

¿Y cómo puedes desear con el corazón y la mente terrenal, sin tener relación con el mundo espiritual, detectar la inclinación al mal? En nuestro mundo, no hay ninguna inclinación al mal, ¡no la hay en ninguna persona! Si una persona posee un carácter terrible, no es malo, sino simplemente un rasgo natural, como en un matón. En primer lugar, tenemos que encontrar lo humano en nosotros mismos, lo cual tiene que hacerse con los grados espirituales y propiedades.

“El Creador creó uno contra el otro,” la impureza y la santidad, que se despliegan ahora en dos líneas, la derecha y la izquierda. Por lo tanto, durante el período de preparación, no hacemos ningún cálculo, sino sólo el esfuerzo por conectarnos. Y sólo después de todos estos esfuerzos llegamos al Monte Sinai, a tal estado, en el que por fin estamos listos para recibir la fuerza de la corrección, es decir, porque hemos encontrado el monte del odio, la real inclinación al mal.

Y esta es sólo la primera revelación. Luego, vienen los 40 años en el desierto y la conquista de la “tierra de Israel“, es decir los grados más altos de la revelación del mal, y así sucesivamente hasta el final de la corrección.

Por lo tanto, ¡tenemos que pensar únicamente en la Luz, en la unidad, y nada más! Cuando la fuerza de la Luz comienza a afectarnos, hay una energía completamente diferente cuando empezamos a funcionar como un “perpetuum mobile” (máquina de movimiento perpetuo), continuando el funcionamiento del combustible externo. Es como si estuviera fuera del aire, por si misma, la comprensión y la fuerza para hacer el trabajo aparecen en nosotros, lo que realmente no tienen, lo que significa que no fueron facilitadas por nuestro egoísmo.

Por lo tanto, no importa lo que estudiamos, por encima de todos los pensamientos de los Partzufím y Sefirót, necesitamos pensar en la unidad, en la corrección de la ruptura. Después de todo, la inclinación al mal es lo que queda dentro de los Kelím (vasijas), después de la ruptura.

(38315 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 3/17/2011, sobre el tema “He creado la inclinación al mal, y he creado la Torá como una especia”)

Material Relacionado:
La intención del mal es empujarme hacia adelante
El trabajo interno de un cabalista: La ventana al mundo nuevo
Unámonos y convirtámonos en un corazón espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta