Una persona conduciendo un burro

Pregunta: Entiendo con mi mente lo que usted dice, pero en mi corazón siento que aun no estoy completamente listo para anularme a mí mismo con el propósito de unirme con los otros. ¿Cómo puedo desear esto?

Respuesta: Nunca desearemos avanzar hacia estados espirituales más elevados. ¡Y es bueno que nos demos cuenta de aquello por nosotros mismos! La persona comprende que no desea de ninguna manera la verdadera espiritualidad, como frente a algún tipo de mundo de cuentos de hadas que  inventó en donde volará con ángeles y hará lo que quiera, en donde recibirá todo el poder y verá todos los mundos de un extremo al otro.

Si empezamos a entender el significado de la verdadera realidad espiritual, la cual se encuentra por encima de cualquier beneficio egoísta que podamos imaginar, entonces obviamente no lo queremos. Tenemos que entender que  todos los cambios en nosotros son hechos sólo por la Luz Superior que reforma. Esta tiene que elevarnos y darnos nuevos atributos. Sólo por medio de la realización de estos atributos, al entenderlos, sentirlos, y controlarlos, seremos capaces de ver el mundo a través de ellos. Es de esta forma cómo gradualmente llego a ser una nueva persona.

Empezaré a sentir que por encima del cuerpo animado con el cual me identifico hoy, se construye una cierta equivalencia con El Superior dentro de mí, una nueva forma o Kli llamado “el humano” en mí, es decir “uno que es similar al Creador”. (Adám, hombre, viene de la palabra Domé, similar). Esta persona va a montar encima de mi “burro” (burro, Jamór, viene de la palabra Jómer, materia), en la cima de mis deseos anteriores. Por lo tanto, una persona que se ha sentado encima del burro entiende y siente al Creador. ¡Pero el burro no!

Esta formación del humano en nosotros toma lugar en virtud de la Luz que reforma. No es que lo deseamos por nosotros mismos, ¡claro que no! Nuestro burro (es decir, nosotros ahora) ¡no quiere que el humano venga! Después de todo, el humano empezará a gobernar sobre el burro.

Entretanto, el burro quiere recibir lo que quiere. Es por esto que, naturalmente, ahora no deseamos el verdadero estado espiritual. Mientras más avanzamos, gradualmente empezamos a entender  más que el mundo espiritual no es del todo lo que esperamos y ya no lo queremos más.

Un mayor avance es posible sólo en virtud de la influencia del grupo, el cual nos imbuirá con la importancia del alcance espiritual. Sólo a este grado seremos capaces de avanzar, pero no encontraremos las fuerzas para hacerlo en nosotros mismos.

(38136 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 3/16/11, Escritos de Rabásh)

Material Relacionado:
Las gafas milagrosas
Las etapas del camino spiritual
Aviso Espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: