Yo habito en medio de Mi pueblo

Cuando preparo la lección, tengo que imaginar que voy a una reunión con el Creador para acercarme a Él, y para entrar en Su campo de visión. Eso es porque vengo con el grupo, el lugar donde el Creador se revela. Él no se revelará fuera del grupo.

Está escrito sobre esto en las Escrituras, “Yo habito en medio de Mi pueblo”. Según la medida de la altura del grupo y de la fuerza, es decir, la cantidad y la calidad de sus esfuerzos, seré capaz de disfrutar de la Luz que recibimos por medio de ello.

El grupo es la Shejiná, Máljut del mundo del Infinito. El grupo es mi arca, mi vientre materno, y mi alma en el verdadero sentido. Eso es porque es la colección de todos los deseos de los cuales carezco con el fin de corregirlos y alcanzar la corrección.

Por lo tanto tengo que imaginar que Israel, la Torá, y el Creador son uno, que soy un todo, una vasija junto con el grupo, como un hombre con un corazón en el que reina de garantía mutua. Esta vasija alcanza la Luz única.

Si hay una Luz o varias Luces depende de lo cercanos que estemos soldados entre nosotros. Si estamos soldados, entonces la Luz influye en nosotros, y su poder se incrementa, de acuerdo con nuestra unidad, que también crece más fuerte. Entonces alcanzamos la corrección.

¿A qué equivale la corrección? Esto equivale a la unidad en sí. Tan pronto como alcanzamos la unidad, la Luz viene, nos corrige y nos llena.

(36718 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 01 Marzo 2011, Escritos de Rabásh)

Material Relacionado:

El deseio por el creador es la suma de los deseos comunes

La vida en la red del universo

Reemplazando una inclinación

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: