Aprendiendo a Volar

Un principio crucial del trabajo espiritual es que todo está hecho en contra de tu deseo, distinto al trabajo egoísta en nuestro mundo. Cuando soy forzado a trabajar en nuestro mundo, yo peso cuidadosamente si realmente esto vale la pena en primer lugar. O, me gusta el trabajo en sí y entonces este no puede ser llamado trabajo, sino una aventura, un viaje, cuando disfruto el proceso mismo. O bien, podría ser una ardua labor pero yo disfruto su resultado, cuando obtengo una recompensa, un pago por ello.

Yo siempre tengo que ver el beneficio de mi trabajo, que mi mente y corazón pueden agarrar. Todo depende solo de cuanto yo valoro la recompensa anticipada y de acuerdo con esto deseo ejercer un esfuerzo.

Pero en el camino espiritual, nosotros trabajamos en contra de nuestra naturaleza y nada nos sostiene. Por esto, nosotros no tenemos ninguna motivación, el “combustible”, para tomar la acción que parece sin sentido.

Y es obvio que nosotros avanzamos poco a poco, desde “Lo Lishmá” (para uno mismo) hasta “Lishmá” (para otorgar). En las palabras de Rambám, para las “mujeres, niños y esclavos,” es decir nosotros, quienes por ahora estamos en estos niveles, los secretos (el verdadero propósito) son revelados gradualmente. Ellos son considerados como secretos por qué hasta aquí la persona no puede imaginar cómo obtener energía y movimiento para trabajar.

Es tan imposible como lo es que yo ¡comience a volar! ¡Está por encima de mi naturaleza! Y así, nosotros atravesamos un camino largo de desarrollo, yendo de estado a estado y gradualmente adquiriendo algún entendimiento, una sensación que viene a nosotros por el camino de la Luz que Reforma.

Esto no ocurre de manera natural, de forma racional; por el contrario, mientras más me esfuerzo en ello, mas lejos voy del propósito, ¡así es como lo evaluó en mi percepción! Y solo en ciertos momentos raros descubro ocasionalmente que esto solo me pareció en mi percepción egoísta como sí caminara hacia atrás, mientras desde el punto de vista de los deseos otorgantes  yo de hecho estaba avanzando. Así es como nos movemos hacia adelante.

(40430 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 12 de Abril del 2011, Shamati Nº 86)

Material Relacionado:

Una persona conduciendo un burro

Un vuelo hacia la libertad en un globo aerostático

Volando sobre las alas del otorgamiento

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: