El amor no puede convertirse en un hábito

Pregunta: ¿Cuidar de los amigos se vuelve en algún momento mi naturaleza?

Respuesta: No, no será así. Sólo el egoísmo que rige sobre mi puede ser natural. Todos los estados adicionales yacen por encima de él y pueden ser alcanzados según la medida de esfuerzo.

Salir a la espiritualidad es lo mismo que a levitar por encima de la tierra en nuestro mundo. No puedes sólo estar suspendido en el aire. Esto requiere una fuerza que te sostiene a pesar de la fuerza de la gravedad. La gravedad es la fuerza de nuestro egoísmo. Esta siempre tira de mi hacia abajo, por lo que, tan pronto como me olvido de la meta, inmediatamente caigo al suelo.

Si deseo unirme con los demás, antes que cualquier otra cosa tengo que poner por delante el esfuerzo constante para “flotar en el aire”, en aspiración por la unidad. No hay holgura en este caso: en el instante en que yo lo olvide, me caigo.

Es por eso que el cuidado de los otros nunca se convertirá en un hábito o una segunda naturaleza. Y debemos estar agradecidos por ello puesto que allí tenemos una oportunidad de realizar nuestro libre albedrío en el próximo segundo.

Si fuera un hábito lo que me movió, yo sería un ángel. El ángel obedece a su naturaleza: la naturaleza del otorgamiento. Este cuelga en el aire porque es “más ligero que el aire” y no es afectado por la fuerza de la gravedad egoísta terrenal. Pero un ser humano si lo es.

(40988 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/18/2011: “Esto es para Judá”)

Material Relacionado:
Todo depende del enfoque correcto
El Humano Dentro de Nosotros nos Exige
Reubicación dentro del otro

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta