El exilio es la preparación para la revelación

El Zohar, capitulo Shemot, ítem 246: ¿Para qué quiso el Creador enviar a Israel al exilio y por qué precisamente a Egipto?

Si no perteneces a “Israel” (en hebreo “Isra-El”, “Directo al Creador”), o sea si no intentas alcanzar al Creador, ser semejante a El por su cualidad del otorgamiento y amor, no tienes porque bajar a Egipto. No tienes que sufrir por la falta de conexión con el Creador, sino que sigues viviendo sin estos problemas.

Pero si intentas alcanzar al Creador, tienes que desearlo muchísimo, preparar tu deseo. Puedes prepararlo correctamente en el estado llamado “el exilio”, la percepción del destierro de un estado perfecto.

En el exilio obtenemos aquella aspiración, deseo, en sus más mínimos detalles, formas y cualidades que después participan en el descubrimiento del Creador, la liberación del exilio. El destierro es una preparación muy importante y no se termina hasta que no esté preparado el verdadero deseo por la revelación.

Porque no existe la Luz sin deseo. La Luz es simple. Pero solo cuando el deseo alcanza todas las cualidades que tienen que estar en él, en la profundidad, fuerza y forma, solo entonces se revela el llenado en él.

Por eso no hay que llorar que todavía no hemos alcanzado la revelación, significa que todavía no hemos concluido nuestra preparación en toda su plenitud, para que se revele como vasija una correcta y adecuada para el descubrimiento de la Luz. Tenemos que trabajar sobre los deseos, mientras que la Luz permanece en una calma total y preparada para la revelación.

(De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/11/11, El Zohar)

Material relacionado:

La sabiduría de la Cabalá no se aprende con el sentido común
Acelera el tiempo de la liberación
De duelo por la Shejiná en el exilio

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta