El misterio de la noche de Pascua (Pésaj)

Pregunta: En la noche de Pascua, leemos la Hagadá de Pésaj en vez de leer de fragmentos del Tanáj como lo hacemos en todas las demás festividades. ¿Cuál es la razón para ello?

Respuesta: Para cada festividad, los cabalistas del pasado han establecido un orden determinado. Si una persona quiere realizar un cierto estado espiritual o un nivel espiritual interior, incluso si es sólo una impresión de la espiritualidad, entonces, las instrucciones de los cabalistas le dicen qué hacer en cada estado.

La raíz espiritual tocó la rama corporal dentro de un grupo de cabalistas que surgió de la antigua Babilonia, y a través de la conexión entre ellos fueron capaces de realizar todas las tradiciones corporales dentro de las acciones espirituales aceptadas para la redención final, que se realizaron en el mundo corporal, junto con las acciones espirituales.

La persona mataría a un animal y, al mismo tiempo estaría “matando” el deseo de recibir placer. Él asaría al animal sobre el altar y al mismo tiempo corregiría su deseo egoísta. Entonces comería el animal y recibiría el placer por el bien del otorgamiento en el tercer nivel de su Aviút (espesor del deseo). Ellos llevaron a cabo todas las costumbres en lo corporal y simultáneamente llevaron a cabo acciones (mandamientos), junto con las Luces Circundante e Interna y los deseos espirituales.

La festividad de la salida de Egipto es una salida desde el deseo de recibir hacia el deseo de otorgar. Aquí nos dedicamos a realizar acciones externas específicas como una señal de la salida del egoísmo hacia el amor, del odio y la separación a la conexión y la unidad entre nosotros.

Por eso, cuando leemos la Hagadá pasamos por todas las acciones que reflejan las acciones espirituales que nos ayudan a salir de Egipto: “Kidúsh” (bendición), “Urjatz” (lavado de las manos), “Karpás” (sumergir las verduras en agua salada), “Iajats” (partir la Matzá por la mitad), “Maguíd” (la historia del éxodo), y así sucesivamente. Si llevamos a cabo este orden de las acciones en la noche de Pésaj (de la palabra “Pasaj”, pasar, saltar por encima), saltamos por encima de nuestro estado actual y entramos en el nuevo nivel, que es el primer nivel espiritual.

Pero este orden no se corresponde con el orden natural de las fases de desarrollo (“concepción”, “amamantamiento” y “madurez”), que estudiamos en la Parte 12 del Estudio de las Diez Sefirót: los tres días en los cuales se adhiere el esperma, los 40 días de la formación del feto, los nueve meses del desarrollo fetal, el feto se voltea de cabeza, las contracciones y el nacimiento, la sangre que se eleva desde el vientre hasta el pecho y crea la leche, dos años de nutrición del niño, y las siguientes etapas hasta la adultez (Gadlút): 3 años, 6, 9, 12, 13, 20 y 70.

Salir de Egipto no tiene un patrón en su orden de desarrollo. La Luz del estado de grandeza (Gadlút) viene primero que la Luz del estado de pequeñez (Katnút). En primer lugar entras en un nuevo mundo con la ayuda de las Luces de grandeza, y luego comienzas a desarrollarte en él.

No entendemos la esencia del “nacimiento”, incluso en nuestro mundo. Simplemente lo percibimos como un proceso natural: El feto se desarrolló dentro de un organismo animal, y entonces sigue creciendo fuera de él. Ni siquiera nos preguntamos ¿Por qué estos tres kilogramos de carne que estaban dentro de la madre ahora están saliendo? ¿Por qué el feto sale completo? Después de todo, en el siguiente estado de desarrollo debería haber comenzado como una especie de gota y luego comenzar a crecer de ella. El estado anterior de desarrollo está por encima de los tres kilogramos, y ahora en la siguiente etapa, esos tres kilos se han convertido en una gota…

¿Dónde has visto que todo lo que fue adquirido en el nivel anterior, el deseo (Kli) con todo su llenado avanzó completo como es, al siguiente nivel? ¿Cómo es posible?

Si termino el desarrollo del nivel de NRNHY (NaRaNJáI) de Néfesh, alcanzo el nivel de Néfesh de Rúaj. Pero aquí no alcanzo el nivel de Néfesh de Rúaj, y en vez de eso, yo salgo con mis tres kilos de carne fuera del vientre de la madre y sigo creciendo. En teoría, debería haber empezado mi desarrollo en el exterior como una sola célula, a partir de una gota de semen, al igual que comencé en el interior de la madre, pero sólo en el grado siguiente.

Todo esto subraya la orden único de la Pascua (Pésaj), la salida de Egipto, que es posible sólo porque las Luces del estado de grandeza vienen antes que las Luces del estado de pequeñez, y por lo tanto damos un salto.

(41016 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/18/2011, “Esto es para Judá”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: