En cuanto a las convenciones virtuales y a una verdadera conexión

Pregunta: A la luz de la próxima convención en Moscú, usted dijo que es tiempo de que nos acostumbremos a los congresos virtuales y sintamos una conexión incluso más grande, sentados detrás de las pantallas del computador. ¿Qué significa esto?

Respuesta: Las convenciones son un salto hacia adelante. Pero además de estas, debemos mantener la conexión entre nosotros cada día y constantemente mejorarla. Gracias a las convenciones, creamos impulsos de unificación, y durante sus intervalos es vital sostener una conexión permanente y fortalecerla día a día.

No hay otra opción; debemos alcanzar un mundo “redondo”, global, integral. Estas no son solamente palabras. No podemos romper la conexión después de los tres días de la convención; la conexión debe ser la base diaria de la agenda del mundo. Esto es lo que requerimos.

Por lo tanto, debemos cultivar tales relaciones entre nosotros que nos permitirán mantener la conexión incluso virtualmente, sin mirarnos u oírnos los unos a los otros. Es por esto que el internet surgió en primera instancia: es decir para ayudar a todo el mundo enlazándolo en una interconexión saludable y pasar de la unidad corporal, virtual hacia una espiritual. Y estamos para emplear este medio.

Por lo tanto, sugiero que nuestras próximas convenciones sean pequeñas, para unos mil o dos mil amigos que se reúnan en una misma región. Y el resto participarán en ellas virtualmente, que no se eche a perder nada en lo absoluto. Por el contrario, todos viven en un estado colectivo, y los participantes “virtuales” no sienten ni la más mínima debilidad al unirse con los participantes en el lugar físico.

Esto nos permitirá tener muchas convenciones por año; además, seremos capaces de mantener un enlace indestructible cada día del año. Dejemos de gastar tanto dinero en dos grandes convenciones al año, después de las cuales aun experimentamos una caída y descendemos al estado previo. Quiero transferir el énfasis de la convención física a la interna, y desde esta última hasta la interconexión interna diaria. Esto es extremadamente importante. De lo contrario, no seremos capaces de construir el lugar de la revelación del Creador entre nosotros.

(40975 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/18/2011, Baál HaSulám carta 10)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta