En el estado futuro somos libres

Baál HaSulám, “Esto es para Judá”: “Este año aquí…, el próximo año, libre”. Está escrito sobre eso que, el objetivo de esta Mitzvá (mandamiento) es que podamos evocar la redención garantizada, destinada para nosotros, como en la Mitzvá de comer la Matzá de nuestros padres en Egipto.

De este modo, demostramos nuestra confianza en que con seguridad saldremos a la libertad. Saldremos de la esclavitud, sostenidos por el poder de nuestro ego que intencionalmente nos oprime. Cuando crecemos ansiosos de sacudirnos y estar dispuestos a elevarnos por encima del egoísmo, entonces nos liberaremos de ella.

Faraón endurece nuestro corazón como si se agregara peso a las pesas con las cuales se ejercita una persona. Con cada nuevo grado, tenemos que levantar más peso y con mayor frecuencia para adquirir un resultado determinado. Faraón es considerado como una “ayuda en su contra”. El Creador intencionalmente establece al tirano, al Faraón, en contra de nosotros para obligarnos a que nos unifiquemos en su contra.

Sin embargo, somos incapaces de unirnos a pesar de que repetidamente tratamos de hacerlo. Mientras más esfuerzo ejercemos, más poderoso se vuelve Faraón, cargándonos con un peso adicional. Parece que estamos debilitados en este camino y que  nuestra energía disminuye, pero no es así. Por el contrario, estamos volviéndonos cada vez más fuertes, mientras que nuestro trabajo es aún más difícil en calidad y cantidad.

Si no nos rendimos, sino que continuamos por este camino, entonces, podemos construir para nosotros un entorno y prepararnos para salir de Egipto. Todo depende de nuestra preparación. Nuestra fuerza debe crecer a tal grado que Faraón se quedará sin pesas para endurecer nuestros corazones. En ese momento, nos liberaremos de Egipto.

No sabemos de antemano cuando vendrá finalmente este estado, en el cual el poder de nuestra unidad y la aspiración por ella crezca hasta superar la pesada mano de Faraón, y a él no le quede nada con que cargarnos. Por el contrario, cuanto más avanzamos, más densa se vuelve la oscuridad. Comenzamos construyendo las “ciudades de la pobreza” que no nos traen ninguna satisfacción y gemimos en virtud este pesado trabajo.

En otras palabras, pasaremos por estados difíciles. Al final, incluso pasaremos por las “diez plagas” y la densa oscuridad egipcia como máxima expresión de toda clase problemas que debemos superar si establecemos la interconexión entre nosotros. No importa cuán difícil sea y cuanta discordia sienta entre nosotros, si aún así nos unimos, nos liberaremos de nuestra naturaleza.

(41025 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/18/2011: “Esto es para Judá”)

 Material Relacionado:
En la búsqueda de la libertad
¿Dónde comienza el ser humano?
Trabaja todo el día como en un Templo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: