Faraón: El esclavo fiel del Creador

Si pudiéramos ver el juego que el Creador hace con nosotros, podríamos entender que todo lo que sucede en nuestras vidas está concebido con la intención de llevarnos a la meta única: la necesidad de recurrir al Creador. Y la fuerza que nos desarrolla gradualmente y nos obliga a recurrir a Él es llamada “Faraón”, siervo fiel del Creador.

Faraón astutamente nos engaña, dándonos golpes y obstáculos a lo largo del camino: Este es todo el trabajo de Faraón. Nuestro avance depende de cómo aceptemos estos golpes, decepciones, y oportunidades. No debemos verlos como una casualidad, sino ver la “mano guiadora” del Creador y pensar de que manera reaccionar ante ella. Aclarar estas situaciones es lo que nos ayuda a avanzar hacia adelante.

La aclaración se produce sólo a través de nuestra conexión, porque sólo entonces tenemos un punto de vista correcto que nos permite entender lo que el Creador quiere. En última instancia, Él demanda que nos unamos como “un hombre con un corazón”. Si miramos todo lo que nos sucede desde este punto de vista, revelaremos pronto y de manera correcta lo que la fuerza superior quiere de nosotros. Esto es muy simple, pero sólo si una persona no se equivoca al ver todo lo que le está sucediendo, desde este punto de vista correcto.

Todos los golpes y preocupaciones nos están llevando hacia la adquisición del atributo del otorgamiento. Venimos por el bien de nuestro egoísmo y nuestro orgullo, hasta que todos estos golpes y cambios forman una actitud correcta en nuestro interior que nos permite entender dónde estamos en relación con la fuerza de otorgamiento.

Pero en el momento en que cambiamos, entendemos que todo esto fue hecho por amor. El Creador no quiso afirmar Su poder y hacernos inclinar. No estaba celoso de nuestro amor y compromiso con Faraón. Fue solo su gran amor por nosotros lo que Lo obligó a enseñarnos gradualmente. Y Él sufrió más que nosotros por lo nos estaba sucediendo, de manera similar a la forma en la cual sufren los padres al inyectar a un niño enfermo y darle la medicina amarga.

Nunca hubo ni pudo jamás haber algún trato negativo del Creador. Sólo puede haber amor absoluto.

(41100 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/20/2011, Baál HaSulám carta 10)

Material Relacionado:
Elévate con la ayuda de Faraón
Un gran egoísmo que lleva al otorgamiento
El final de la esclavitud de Egipto

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: