La esclavitud egipcia tan grande como el Universo

Faraón y todos sus ministros son esclavos leales del Creador, es decir “ángeles” o fuerzas que realizan el programa de la creación. Ellos llevan a cabo las órdenes de la Fuerza Superior, del Creador, ya que aparte de Él, no existe nada más. Pero por ahora, el Creador está poniendo a Faraón con toda su lealtad como gobernante para que trabaje para el Creador y rija sobre el hombre en este mundo en lugar de Él, con el fin de darnos la sensación de oscuridad y llevarnos a la necesidad de revelar la fuerza opuesta, la del amor y otorgamiento.

En este momento, Faraón está siendo revelado en nuestro mundo. Antes, sólo sus ayudantes, sus ministros se nos revelaban. No habíamos escuchado del Faraón mismo hasta el final del actual “exilio egipcio”, cuando repentinamente se anunció que “un nuevo rey se ha erigido en Egipto”. Hasta entonces, ciertos directores y ministros tenían el control.

Lo mismo sucedió en la historia de la humanidad. Fuimos influidos por diferentes fuerzas pequeñas que impulsaron el desarrollo de la sociedad humana: los nuevos inventos, el descubrimiento de nuevos continentes, nuevas tecnologías, hasta que llegamos a un mundo global. Y aquí Faraón está empezando a revelarse: Él es la fuerza que impide y no deja que nos unamos.

Muchas personas alrededor del mundo ya sienten que la salvación está sólo en la conexión. Vemos que se nos ha dado un grado tal de interdependencia, que no nos queda otra opción, puesto que el mundo se ha vuelto muy global. La única manera de mejorar la vida es reunirnos. No tenemos otra opción cuando dependemos tanto el uno del otro. No seremos capaces de divorciarnos como en un matrimonio fracasado y seguir por nuestro propio camino. Estamos viviendo en un mundo diminuto, y no tenemos a dónde ir: Estamos encerrados, como en una jaula.

Pero somos incapaces de estar de acuerdo unos con otros en este mundo, creamos un gobierno mundial común, adquirimos una especie de opinión única y discutimos constantemente. Y estos desacuerdos no terminarán, sólo seguirán creciendo.

Será muy extraño verlo porque todos realmente dependen el uno del otro: Europa, América, Los Países Árabes, Asia, Rusia, Japón, China. ¿Es realmente tan difícil reunirlos en un solo lugar, tener otro “G-50”, y llegar a una especie de común acuerdo? De lo contrario, el mundo simplemente volverá al “caos y la oscuridad” inicial.

Pero la gente no se las arreglará para llegar a un acuerdo. La fuerza del mal se mantendrá en el camino y se interpondrá entre ellos, y no serán capaces de entender cómo pueden conectarse. Ellos sólo revelarán su incapacidad para conectarse y no aprenderán cómo alcanzar esto. Porque revelar los “medios” de la conexión es lo mismo que revelar la fuerza superior, lo único que puede conectarnos. Hacia este estado nos dirigimos.

Este no será un tiempo simple. Hasta ahora, la gente está manejando esto de alguna manera, para seguir viviendo como antes, como si el mundo no se hubiera vuelto global y cómo si ellos pudieran seguir existiendo sin tomar en cuenta los intereses de todos los demás. Pero nuestro desarrollo debe llevarnos de manera absoluta a la unificación. Sin embargo, no habrá fuerza para unirnos. Allí es donde Faraón, quien está separándonos, se revelará.

Y entonces, como está escrito en la historia de la esclavitud egipcia, “ellos gritarán” (esta vez serán los hijos del mundo entero), sin saber qué hacer. Y aquí ellos revelarán que hay un método, la sabiduría de la Cabalá, que revela al Creador a las criaturas en este mundo.

Después de todo, no seremos capaces de tener ni siquiera una vida habitual en este mundo sin revelar esta fuerza. Simplemente, no podremos existir: Nos consumiremos unos a otros. Es de esta manera que la necesidad por la Cabalá, como medio para revelar al Creador, se dará a conocer. Y aprenderemos que el mundo fue creado de esta manera y ha atravesado este desarrollo sólo para llegar a ser como el Creador y unirnos con Él mientras nos esforzamos por revelarlo a Él. De esta manera será realizado el programa completo de la creación.

(41290 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/22/2011, Escritos de Rabásh)


Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: