La única utilidad de este mundo

Ni siquiera nos damos cuenta de cuan profundamente estamos inmersos en la naturaleza egoísta. Nuestras células, nuestro cuerpo, nuestro mundo, nuestros pensamientos y deseos, y en general todo lo que existe es sólo egoísmo y nada más.

Todo aspira sólo a recibir, a absorber tanto bien como sea posible para nuestro yo individual. Esta es la naturaleza en la que nacimos y en la que vivimos, sin tener el menor indicio de que hay una posibilidad de que cualquier cosa exista aparte de esto.

Sin embargo, tenemos que ir de un mundo a otro, o en otras palabras, adquirir un nuevo mundo, adicional, para crecer hasta este a partir del punto en el corazón, para desarrollarlo hasta un nuevo “cuerpo” espiritual. En esencia, esto es análogo a nuestro cuerpo actual, que sólo nos parece plano, pero en realidad es trazado por fuerzas y vectores. Pero en lugar de ver esta imagen en una pantalla de computadora, la vemos en la pantalla en 3D de nuestra consciencia.

Percibimos la realidad en esta pantalla del deseo de recibir. Todo lo que somos capaces de recibir o percibir cae dentro de esta pantalla y se detiene ahí, creando la imagen que vemos.

Sin embargo, las fuerzas de otorgamiento son enteramente diferentes. No podemos interceptarlas con la pantalla del deseo de recibir y por lo tanto no las percibimos. Sólo al crear una pantalla en el deseo de otorgar revelaremos la segunda mitad de la realidad. De hecho, no sentiremos la mitad, sino cerca del 100% de todo lo que existe. Cualquier cantidad de Luz que esta nueva pantalla, la intención de otorgar intercepte, es el tipo de imagen que veremos en ella.

Es muy difícil comenzar a formar un segundo “cuerpo” a partir de tu punto en el corazón. Para hacerlo tienes que entrar al grupo, como en un vientre materno, y comenzar a crecer dentro de este. Esto le parece a la persona muy repulsivo e irreal. Todo el mundo está en contra y por lo tanto no piensa en ello o le atribuye ninguna importancia.

Por eso nos es muy difícil enfocarnos en el grupo. Lo que el entorno considera importante, eso es importante para nosotros también. Si el mundo no considera importante el trabajo en el grupo, entonces nosotros también lo olvidamos cada segundo. Incluso si tratamos de tender un hilo de conexión, para escuchar sobre esto y mantenerlo en nuestros pensamientos, aun nos parece infantil, poco realista, e ingenuo, y esto es porque no es importante para el mundo más amplio. Y viceversa, si la cosa más ilusoria se volviera importante para todos, entonces pensaría en ello, hablaría de ello, y aspiraría a ello.

Por eso necesitamos la “opinión social”, la confianza, la mutua influencia que nos convenza de que estamos haciendo algo real y de que nuestro mundo realmente no vale nada ¿Qué tenemos aquí aparte de una vida pasajera llena de sufrimiento? Si no fuera por la singular oportunidad de adquirir vida eterna, perfecta durante este tiempo, entonces este mundo no sería de ninguna utilidad para nosotros o nuestros hijos.

(39711 – De la 5º lección de la Convención We!, del 4/1/11)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: