No puedes “quedarte dormido” y “despertar” al final de la corrección

Pregunta: Hasta donde entiendo, el Creador está jugando con nosotros y este juego tiene un propósito específico. Pero cada juego tiene un final y eso significa que este juego terminará más o menos en 200 años ¿Es correcto?

Respuesta: En realidad, espero que termine incluso antes. Te lo digo con una confianza total que podemos completarlo en algunos años. No hay obstáculos.

Continuación  de la pregunta: Si este “juego” en cualquier caso terminará y llegaremos donde tenemos que llegar, es decir que corregiremos nuestra alma, ¿Entonces cuál es la diferencia entre las líneas izquierda y derecha? ¿Y qué sucederá si elegimos el camino de la línea izquierda?

Respuesta: El propósito de la creación es para cada uno de nosotros, con cada uno de nosotros como un pequeño punto del Kli o deseo común, para alcanzar la perfección, es decir la misma clase de unidad con todos los otros puntos de este Kli como la que existe entre las células de un organismo perfecto, sano.

Para llegar a esta meta, tenemos que entender, sentir, y alcanzar por entero este sistema enorme, común, porque en esencia somos un solo organismo en el cual estamos unidos unos con otros. Incluso nuestra funciones físicas corporales en virtud de estar permeadas por un cierto campo de información. No es sólo un sistema linfático, un sistema cardiovascular, un sistema nervioso, y así, sino un cierto sistema de información común. Por lo tanto, me es imposible tomar un sedante y quedarme dormido, o congelarme por 200 años y luego hacer que alguien me despierte y estaré en el final de la corrección ¡Eso es imposible!

Tengo que desarrollar mi mente y corazón, mi habilidad para entender, realizar, y alcanzar. Después de todo, en una hora no podemos meter en un niño todo el conocimiento que tiene que adquirir en 20 años de estudio. Y exactamente de la misma manera, no podemos enseñarle a una persona que creció en la jungla todo lo que tiene que recibir gradualmente en el transcurso de varias décadas. Tenemos ejemplos de esto.

En otras palabras, cada persona tiene que andar por su camino personal de desarrollo, elevándose de manera gradual y persistente. La única diferencia es si será empujado hacia adelante mediante una “vara” a cada paso del camino, o avanzará hacia adelante mediante su propio deseo.

Tenemos que ir a través de fases específicas de corrección y cada uno de nosotros tiene que pasar por ellas de una forma u otra. Y con cada paso, soy como un niño que es forzado por sus padres a leer una palabra más, luego una más, y en adelante. Sufro grandemente porque soy forzado a estudiar, hasta que entiendo que tengo que hacer esto de una forma u otra.

Pero si soy listo, entonces entiendo que puedo desarrollar un deseo por leer. Por ejemplo, al ver a mis amigos que ya han aprendido a leer bien, empiezo a avergonzarme de mi inhabilidad y obtengo un deseo de “emparejarme” con ellos. Entonces ya no necesito a nadie que me regañe sino que me muevo hacia adelante por mí mismo.

Esta es la diferencia entre las líneas izquierda y derecha, el camino del sufrimiento, cuando los “golpes” caen sobre ti en todas las direcciones, y el camino “dulce” donde estás en el ambiente correcto que despierta el sentimiento de envidia en ti. Los observas y envidias el hecho de que tienen algo que tú no. Y esto te fuerza a moverte.

(39824 – De la Lección 3, Convención WE! del 4/1/11)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: