Seder de Pascua (Pésaj): El orden del nacimiento del alma mundial

La Matzá simboliza el estado en el que se come el “pan de Bina“, el cual viene del grado de Bina, otorgamiento. Y a pesar de que aun estamos en el grado de Máljut y carecemos de la habilidad para ascender, debemos tratar de llevar a cabo, tan fuertemente como podamos, acciones de otorgamiento y conexión con los demás.

A pesar de que es absolutamente claro para nosotros que no tendremos éxito, no importa: Aun así necesitamos llevar a cabo estas acciones porque atraen la Luz superior de hacia nosotros, y la Luz, entonces, realiza su acción llamada nuestra “liberación”.

La salida del hombre de este mundo, de la propiedad de recepción egoísta, el conocimiento pragmático, el ego de uno, no ocurre de forma común, de acuerdo con el orden de los grados. Esto es como el proceso de nacer, en el que todo pasa en la oscuridad, de prisa. Al nacer, el feto debe darse vuelta y pasar de un mundo a otro: desde el interior de su madre, su grado interno, al mundo externo.

Nuestra alma ha nacido exactamente de la misma manera. Y esta es la razón por la cual ninguna otra festividad tiene un orden de acciones tan preciso durante el día festivo. Por lo general, sólo bendecimos los alimentos y el vino. Pero una cena de la Pésaj tiene un orden completo (Séder), que necesitamos seguir de manera precisa. Esto se debe a la salida del hombre de su ego, desde nuestro mundo, y su alcance de la percepción del mundo espiritual, una dimensión más alta, que es conocida como su nacimiento espiritual, esto no sucede de acuerdo con las leyes corrientes.

Por lo general, el deseo crece de acuerdo al orden de los grados: dos etapas del estado de pequeñez (Katnút Álef y Bet), dos etapas del estado de grandeza (Gadlút Álef y Bet), alternando los estados interno y externo, y una vez más: el interno y el externo. En otras palabras, los deseos y la Luz crecen gradualmente.

Pero durante el nacimiento, todo parece suceder de manera “incorrecta”, a la inversa. Y esta es la razón por cual la comida de Pésaj se llama “Séder” (orden), es una orden especial que no se corresponde con las leyes de crecimiento consecutivo de acuerdo con los grados.

Lo que pasa es que este grado que ahora estamos experimentando durante la “salida de Egipto” es nuestro nacimiento. Y entonces el alma que nació sólo sigue creciendo, pero en este grado sucede una verdadera “revolución”. Esta es la razón para la totalidad del orden en una cena de la Pésaj: “Kidúsh” (bendición), “Urjatz” (el lavado de manos), “Karpás” (sumergir las verduras en agua con sal), “Iájatz” (partir la Matzá), “Maguíd” (relato de la salida de Egipto), y así no sucede según el orden usual de la correspondencia de las Luces y los deseos, que ellos deberán seguir en el crecimiento.

Por esta razón, incluso cuando está en Egipto, el deseo egoísta, tiene una actitud egoísta hacia los demás y sólo piensa en sí mismo (después de todo, Faraón rige sobre ti), necesitamos hacer todas las acciones posibles y tratar de elevarnos por encima de él y encontrar una nueva conexión entre nosotros, a pesar de todo su poder. Necesitamos encontrar una conexión que existe fuera de Egipto. Esto significa sintonizarse con la redención futura.

(41007 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/18/2011, “Esto es para Judá”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta