Un caleidoscopio de mundos cambiantes

Incluso para estudiar la teoría de Einstein o la física cuántica, necesitamos un nuevo enfoque con otro tipo de matemáticas y otros fenómenos. El principio se aplica aun más en el mundo espiritual, donde necesitamos órganos sensoriales adicionales y nuestros cinco sentidos usuales y nuestra mente, que opera bajo el mismo esquema, son insuficientes.

Nuestras sensaciones animadas son limitadas, ¿Pero de qué manera vamos a expandirlas? Debemos desarrollar nuestro punto en el corazón hasta una nueva dimensión. Entonces, a un lado del ser humano familiarizado con este mundo, surgirá una nueva criatura.

Tenemos ya su raíz dentro de nosotros. Ahora sólo necesitamos atraer la Luz superior, una energía especial que cultivará esta semilla, el gen espiritual, hasta que llegue a ser un ser humano al que llamaremos hombre. Los cabalistas también llaman a esto un alma.

Cuando nos identifiquemos con esta, a partir de sus cualidades, que cambian continuamente como resultado de nuestro trabajo, comenzaremos a alcanzar el mundo relacionado a esta nueva criatura, desarrollada deliberadamente por nosotros con el fin de investigar al superior con su ayuda. Será llamada nuestra alma existente en el mundo espiritual.

Y este ser humano adicional puede continuar desarrollándose gradualmente hasta abarcar todo el universo ¡Ella posee órganos sensoriales ilimitados, deseos, oportunidades!

Nacemos animales, y la expansión de nuestro espectro sensorial está limitada a telescopios, anteojos, y cosas así porque nuestra mente no cambia sino que trabaja precisamente de acuerdo con su naturaleza. Es por eso que aun pertenecemos al nivel animal, mientras que “hombre” es la entidad espiritual que construiremos a un lado de nosotros mismos. En ella, toda nuestra percepción puede cambiar.

Cambiará tan grandemente, que de un estado a otro, de un grado espiritual a otro, ¡Ni siquiera nos reconoceremos a nosotros mismos o al mundo que de pronto nos será revelado! Cada vez de súbito nos convertiremos en alguien más, incluso nunca el mismo de un momento antes, incapaz de reconocer el mundo a nuestro alrededor, ¡Porque todo será completamente nuevo!

De hecho, al ser opuestos a este mundo, todos mis sentidos, la mente y el corazón, estarán cambiando. No solamente crecerán; más bien, reemplazarán completamente el sistema de coordenadas, toda la percepción, a tal grado que cualquiera que esté en un grado más bajo no tiene la posibilidad de entender al superior.

De la misma manera que aquí trabajamos con nuestros sentidos para revelar la naturaleza, se aplica en la espiritualidad el mismo principio, y también es llamado “ciencia natural”, excepto que aquí la naturaleza es inferior, corporal, mientras que ahí es superior, espiritual. Pero el método científico permanece igual.

Obviamente, los científicos de este mundo no aceptarán esto porque trabajan sólo en los cinco sentidos corporales, entonces no lo considerarán una ciencia. Naturalmente, si alguien está limitado por una esfera diminuta de percepción, dispuesto a aceptar sólo eso y nada más, discutir no será de ninguna utilidad.

(28073 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/28/2010, “Cuerpo y alma”)

Material Relacionado:
Todas las ciencias examinan al Creador
¿Solicitaste un tour por el mundo espiritual?
Despierta

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: