Un lugar que no encontrarás en el mapa

La Convención mundial We! que se celebró en New Jersey, fue la primera convención en la que sentimos que no importa donde estemos. La gente sintió lo mismo sin importar dónde se encontraba.

Y no fue porque hubiéramos aprendido a hacer esto de alguna manera, sino debido a que ascendimos por encima de la red de nuestra conexión material y virtual a través de la “virtualidad” que nos une, por encima de ella comenzamos a sentir la red de conexión espiritual.

Ahora continuamos esta convención más allá del mismo grado que alcanzamos. Agregamos todas las dificultades y problemas que se nos revelaron al ascenso mismo. No puede haber un ascenso sin dificultades, porque siempre es difícil ascender, como subir una montaña. Es por eso que ahora estamos revelando varios problemas, depresión, confusión, diversas preguntas que exigen ser resueltas, y trabajar entre nosotros lo cual tiene que elevarse a un nivel cualitativamente nuevo.

Estamos a punto de tener un gran congreso en Moscú, y antes de este, dos reuniones con nuestros grupos en Italia y España. Es necesario que nos preparemos para esta convención. De lo contrario, ¿para qué tenerla? Tenemos que desarrollar un deseo grande y poderoso, y en la próxima convención vernos ya en un nivel cualitativo completamente diferente en comparación con el anterior.

Lo que alcanzamos en la convención en Estados Unidos es bueno. Pero la próxima convención tiene que darnos la sensación de que estamos en un lugar, en vez de en los diferentes lugares de nuestra sensación. Esta es nuestra meta.

En la convención anterior nos sentamos frente a las pantallas de nuestros computadores, ascendiendo ligeramente por encima de esta conexión virtual. Casi todos nos sentimos como en cada rincón del mundo, en todas las convenciones espejo, la gente tuvo la misma sensación de alegría e inspiración, y los mismos pensamientos. Sin embargo, las personas sintieron que estaban en diferentes lugares, en Israel, en New Jersey, en Toronto, en Moscú, en Sao Paulo y en otras ciudades y países, como si estuvieran todos juntos.

Ahora tenemos que alcanzar la sensación de que no nos encontramos en diferentes lugares, sino en el espacio espiritual, donde estamos conectados entre nosotros. Tenemos que desactivar el “como si” la ilusión virtual, y alcanzar el estado de estar todos juntos. No hay fronteras ni distancias para las sensaciones y esto es lo que tenemos que adquirir.

Esta es nuestra meta en la próxima convención: Tenemos que separarnos completamente de los lugares geográficos y de la conexión virtual. Es cierto que todo esto existe. Pero, por encima de todo esto alcanzaremos muy rápidamente la sensación de que estamos en un lugar espiritual, en vez de un lugar del material. Esto es lo que debemos alcanzar en la próxima convención.

Y ahora tenemos que trabajar en esto. Si esta es la meta que hemos puesto ante nosotros, entonces tenemos que formar un deseo común, la necesidad de alcanzarlo. Tenemos que hablar de esto, trabajar en esta dirección, y tal vez escribir varias canciones y organizar diferentes eventos y asambleas de los amigos.

Todo debe hacerse en aras de esta meta: estar en un lugar, es decir en un deseo, porque “lugar” en la espiritualidad significa “deseo”. Esto ya se llama “como un hombre con un corazón”. Esto es lo que tenemos que alcanzar, y ocurre gradualmente, paso a paso, de una convenció a otra. Esta es la meta.

(40215 – De la lección del 4/8/11, “Prefacio al Ptijá”)

Material Relacionado:
Ejemplos del Superior
La geografía cabalística
Tenemos que revelar el mapa de nuestras conexiones

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: