Un pensamiento

Necesitamos permanecer enfocados en un pensamiento: la unidad entre nosotros. Estamos aprendiendo todo de la naturaleza ya que no hay nada artificial en la Cabalá. Los cabalistas son físicos investigadores del mundo superior. Ellos revelaron sus leyes y nos dicen lo que nos está ocurriendo.

Ellos revelan que en el mundo espiritual estamos todos conectados, no sólo a través de los cuerpos físicos sino a través de las conexiones internas. En este mundo material cada uno de nosotros tiene una chispa de esta conexión, un pequeño deseo por la espiritualidad.

Cada deseo de la persona por la espiritualidad se localiza dentro de su ego, y por esta razón se llama “el punto en el corazón”. Este punto está rodeado por el oscuro corazón egoísta, y por lo tanto yo no siento que mi chispa quiera conectarse con otras chispas.

Si pudiéramos mirar en el mundo espiritual, los niveles espirituales, descubriríamos que todas nuestras chispas están conectadas juntas y se vuelven un Kli o deseo general. En un nivel espiritual más elevado, estas chispas están aún más conectadas, y en lugar de la Luz de Néfesh, el alma se llena con la Luz de Rúaj. Incluso en un nivel más elevado, ellas están conectadas aún más, y por lo tanto alcanzan la Luz de Neshamá, etc.

¡No existe nada, sino la conexión de estas chispas que ya existen en nosotros! Es por esto que la sabiduría de la Cabalá se dirige a ellas en particular. Nuestros pensamientos deberían enfocarse sólo en cómo conectar nuestros deseos por la espiritualidad. Si tenemos éxito incluso en una pequeña medida, alcanzaremos la revelación del Creador hacia Sus criaturas.

Debes entender que aquellos que escaparon de Egipto no fueron mejores que nosotros. Este es un escape del egoísmo, de Faraón, en la obscuridad e incertidumbre, juntos con las mujeres, los niños, los ancianos y los esclavos. Este es exactamente nuestro estado, no hubo tal persona que no fuera apropiada para aquello. Es posible lograrlo.

Todo depende sólo de nuestros esfuerzos. Después de todo, la única acción libre que podemos realizar es inspirarnos por el entorno.

Soy responsable de mi entorno. Sólo yo puedo despertarlo, no el Creador. Si desarrollamos un deseo para conectar a todos y recibir la influencia del entorno, ¡este haría el trabajo! ¡“Haremos y escucharemos”!.

(27637 – De la Lección 1, Convención Mundial de Cabalá del 11/9/10)

Material Relacionado:
El Creador: El testigo de nuestra unión
El mundo entero depende de estos tres días
Nos hemos reunido aquí…

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: