¿Qué queda de una manzana?

Pregunta: Como un ejemplo del desarrollo, hablamos de la maduración de una manzana que atraviesa las etapas de la amargura antes de convertirse en una fruta deliciosa. Sin embargo, a continuación, la manzana cae al suelo, se pudre, y proporciona las semillas. Por lo tanto, nos parece que estamos describiendo sólo las etapas intermedias, ¿no?

Respuesta: No es así. Después de haber madurado, la siguiente etapa de una manzana es su desarrollo en la próxima generación, en un nuevo estado. Esto es específicamente así por qué se pudre, expira, y da sus brotes y semillas para los estados siguientes. Esto es todo lo que en el camino podría servir a un grado más avanzado, el animado o el habla.

De igual manera, nuestros cuerpos cambian de generación en generación, viven y mueren, para que en esta vida, gradualmente podamos extraer de nosotros mismos una medida determinada, una cierta sensación, nuestra descendencia sensorial, espiritual para un grado humano mayor. A pesar de nuestra similitud con una manzana que se somete a un ciclo de vida y muerte, los resultados permanecen en esta vida para el próximo paso de desarrollo. En él, recolectar específicamente semillas humanas, sentimientos y relaciones, hasta que gradualmente, por encima de los cuerpos, llegamos a la necesidad de unificarnos.

Por lo tanto, construimos un sistema más de la naturaleza que no existió previamente: la unidad que no conecta los cuerpos, sino la conciencia de la gente. Esto es lo que llamamos la sociedad humana verdadera, en vez de nuestras relaciones exteriores que son peores que las de los animales. Nos unificaremos unos con otros en una auténtica sociedad humana, construida por encima de nosotros mismos en el curso de la vida que atravesamos.

Cuando formemos esta estructura, se convertirá en el grado humano. Toda la naturaleza en los niveles inanimado, vegetativo y animado, y en el medio está integrado un mecanismo donde el único ser humano está ausente.

Hasta que construyamos entre nosotros el sistema completo, maravilloso, seremos una molestia en la naturaleza. Cuando nuestra unidad se construya, nos encontraremos en armonía con todos los niveles de la naturaleza y con nosotros mismos. Entonces, sentiremos cuan perfecta y hermosa es toda la naturaleza.

A esto debemos llegar. Esta es la etapa final de nuestra evolución. De generación en generación, hemos atravesado la fase de desintegración, como una manzana, y hemos dado la vida a las generaciones que nos siguen. Todo, para que podamos construir en cada vida el deseo que algún día será uno.

Cada uno dona pensamientos y emociones de sus fracasos y alcances, como contribución al grado humano, a la construcción que finalmente se completará. Este grado está presente en nuestra conciencia puesto que el hombre se diferencia de las bestias específicamente por tener una mente, comprensión, alcance y sabiduría.

(41899 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 5/1/2011: “Paz en el mundo”)

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta