entradas en '' categoría

Es mejor ser diligente que inteligente

Pregunta: ¿Por qué el avance más grande ocurre durante la lectura del Libro del Zóhar cuando falta el entendimiento y se necesita solo la intención?

Respuesta: El estudio de la Cabalá no exige una capacidad mental excelente porque “no se estudia con la mente”. Es exactamente lo contrario: la gente que se considera a sí misma como inteligente, que estudia muy bien, que capta de un golpe, que tienen una inteligencia penetrante, generalmente no avanza en la Cabalá. Porque la razón, la sensación de capacidad mental, les detiene y desvía al sendero del estudio racional y no a través del camino de la fidelidad al grupo. Es un problema.

Podría decir que la gente normal, “corriente” es más exitosa en el avance espiritual. Y las “cabezas despejadas” que se acercan al estudio de la ciencia de la Cabalá tropiezan de inmediato, por regla general. Lo veo como si bucearan en el fondo y “salieran a la superficie” después de muchos años, cuando las aguas les quitan todo su orgullo, toda la sensación de su superioridad y la fuerza.

Espero que pertenezcamos a los exitosos en la percepción y no a los que brillan por su talento.

 De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 5/11/11, El Zohar)

¿Cambiar al superior o transformarse uno mismo?

Una oración es la conexión con la fuerza superior que solo refleja su percepción de esto. Hay personas que rezan pidiendo una mejor vida en este mundo, hay personas que rezan por el futuro del mundo y hay quienes no rezan y no creen en la fuerza superior.

Aun que, ellos piensan en su futuro y cada pensamiento de estos, es considerado como una oración. Pero, a quien le estoy pidiendo, sin embargo, es otra materia por completo. ¿Es a la naturaleza, al destino, a algo desconocido, a mi estado futuro o a una fuerza superior que puede ser mala hoy y mañana buena, dependiendo de mi petición?

Una oración es la acción que yo tomo en consideración del momento siguiente con la esperanza de alcanzar un estado específico, es decir que esta noción incluye varios estados, pero todos ellos se rompen en dos según a quien le rece: ¿Es a alguien que cambia y a quien puedo forzar para cambiar?

Allí es que la gente comienza a buscar caminos escondidos para permitir el control de la fuerza superior para que esta pueda volverse más amable, cambiar la realidad presente y el mundo. Esta esperanza de sobornar al superior es la base para todo lo místico y la búsqueda religiosa. Una persona de este mundo quien vive en su egoísmo piensa que esto es posible.

Sin embargo, hay otro acercamiento muy raro, que dice que la fuerza no puede ser cambiada; más bien, necesitas saber cómo modificarte a ti mismo usando las fuerzas naturales programadas dentro de ti. Es el método de la Cabalá el cual se opone a todos los otros métodos.

No importa si la persona piensa que hay un Dios o muchos, si se imagina a si mismo enfrentando la naturaleza o cualquier otra fuerza superior. Lo que importa es la actitud hacia esto.

¿Busca emplear las fuerzas de la naturaleza y transformase a sí mismo para alcanzar el destino escogido, es decir, que todo depende únicamente de él y de su conexión con Dios?  O ¿mira hacia afuera de sí mismo, buscando modificar la fuerza superior, es decir que él alcanza la fuerza superior, tratando de usarla para beneficio personal para que esta lo recompense, lo cual se relaciona con su deseo de cambiar el mundo entero y toma ventaja de todo lo que hay?

(42598 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 5/9/2011, Shamati #113)

¿Conmemoración O Gratitud?

Pregunta: ¿Qué simboliza la oración del duelo (Kaddish)?

Respuesta: Cuando alguien muere, agradecemos al Creador. ¿Aparentemente, por qué, por la muerte de un ser amado?

Sin embargo,  enviamos gratitud en el nivel espiritual. Miramos desde lo alto del espíritu, hacia abajo al deseo de recibir, el cual cubre su forma egoísta con la virtud de la Luz, el Creador. Finalmente, El ha hecho que suceda. Esa parte ha muerto, y ahora yo puedo darme cuenta con esto de “la resurrección de los muertos”, lo que significa tomar el deseo que queda sin intención egoísta y comenzar a trabajar con él por el bien de otorgar.

Después de la muerte del egoísmo, o la intención de recibir, solo queda el “cuerpo” del deseo. Este es descompuesto, y yo puedo comenzar a trabajar con él. Así que, yo recibo una gran ayuda de Arriba y agradezco al Creador por eso. No son solo palabras, sino un sentimiento que brota de una persona cuando su deseo egoísta muere al fin.

El Kaddish parece contradictorio en nuestro entendimiento egoísta actual. De hecho, todas nuestras oraciones, preceptos y rituales no corresponden a la ley de nuestra vida. Todos ellos son absolutamente ilógicos, irracionales a nuestros ojos porque ellos son la proyección de las leyes espirituales.

(42610 – De la 4º parte  de la lección diaria de Cabalá del 5/9/2011, Acerca de la Nación de Israel)

Un lugar especial en el mapa de la humanidad

Pregunta: Sabemos que “Isra-El” es un llamado y no sólo un sello en un documento de identidad. Sin embargo, ¿hay una tarea especial para los que viven en el estado geográfico de Israel?

Respuesta: En el futuro, esta tierra, este país, debe convertirse en un símbolo del estado que será construido por completo en las fuerzas del otorgamiento, el amor recíproco, la garantía mutua, en los principios de “ama a tu prójimo como a ti mismo” y “No hagas a otros lo que es odioso para ti “, en la unificación en “un hombre con un corazón”.

Este es el lugar con las condiciones más adecuadas. Por lo tanto, si una persona es atraída a la espiritualidad, en un sentido es atraída a aquí. Es imposible establecer el estado de Israel en Madagascar o en Uganda. La ley espiritual de raíz y ramas actúa aquí, y esto tiene que ser tomado en cuenta.

Por lo tanto, no tenemos otra opción. Estamos aquí y tenemos que construir un estado de amor y otorgamiento aquí, establecer un ejemplo para el mundo entero. Sólo de esta manera podemos derrotar a los enemigos, alcanzar la independencia, y evitar nuevas víctimas.

(42613 – De la 4º parte  de la lección diaria de Cabalá del 5/9/2011, Acerca de la Nación de Israel)

Entre dos fuegos

Baal HaSulam, “La Nación”: La única esperanza es establecer una educación nacional completamente nueva para nosotros, para descubrir y encender una vez más el amor nacional natural que se ha atenuado en nuestro interior, para revivir una vez más los músculos nacionales, que han estado inactivos en nosotros durante dos milenios, por todos los medios adecuados para tal fin. Entonces sabremos que tenemos un fundamento natural y confiable que reconstruir y para continuar nuestra existencia como nación…

Pregunta: ¿Qué es “amor nacional”?

Respuesta: Es el amor fraternal. Cada nación tiene su amor inherente porque las naciones toman sus orígenes de las 70 raíces de Zeir Anpin. Estas raíces tienen un lugar para cada nación. Es por eso que la gente siente una conexión con la raíz mutua.

A pesar del egoísmo y el individualismo de hoy, visible en todos, la gente tiene un sentido de pertenencia a una nación en particular. Este sentimiento es común para todas las naciones excepto para los Judíos. Después de todo, Israel no es una nación, no tiene raíces en aquellas 70 raíces. De todas las naciones que habitaron la antigua Babilonia, Israel fue hecha de personas con el punto en el corazón. Ellos se separaron de los otros y se unieron entre sí a causa de esta chispa.

Cuando la chispa arde y los conecta, ellos viven en el plano espiritual, soldados por sus puntos en los corazones en una sola alma. Pero cuando esta alma se rompe, su vasija desaparece, y caen en deseos comunes, los deseos de otras naciones.

 Entonces, Israel deja de ser una nación, porque nada los une sino solamente el odio de los demás hacia ellos. Sólo la presión externa los mantiene unidos. Si la presión disminuye, se dispersan en la medida de lo posible el uno del otro. Ellos existen en la comodidad, cuando su relación se debilita. Podemos ver esto en los Judíos que viven entre otras naciones.

¿Cuando se convertirá Israel de nuevo en una nación? Sólo cuando se reúnan alrededor del mensaje que Abraham estableció al fundar de la nación: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Tiene que ser hecho no para ellos mismos, sino por el bien del mundo.

Estamos en la última etapa de la redención, la corrección final, que tiene que abrazar al mundo entero. Baal HaSulam escribe acerca de esto en sus artículos “La revelación de la Divinidad (Matan Torá)” y “La garantía mutua”. Israel tiene que estar unido por el Creador para corregir a todo el mundo a través de ellos.

Al desear corregirse, Israel eleva el MAN, una plegaria para el mundo entero. Entonces, recibe la Luz superior, la Luz que Reforma. Esta luz se mueve a través del “modelo” llamado Israel y obtiene la forma correcta de la unidad. La Luz es abstracta y sin forma, pero aquí adquiere la forma llamada Mashíaj (Mesías). Entonces, el gran deseo de las naciones del mundo se corrige.

Si actuamos de esta manera, somos Israel. Si no lo hacemos, recibimos golpes y problemas, tanto desde la Luz superior como de las naciones del mundo. Estamos en el medio entre ellas. O bien realizamos la tarea de coordinación, o somos peores que los demás y tenemos que sufrir las consecuencias directamente del Creador e indirectamente a través de otros.

 La Luz debe encontrar su vasija, y hasta entonces no se calmará.

(42505 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 5/8/2011, “La Nación”)

Los cabalistas en la Torá y los mandamientos, Parte 44

Queridos amigos, por favor, hagan preguntas acerca de estos pasajes de los grandes cabalistas. Los comentarios entre paréntesis son míos.

Sólo la Luz de la Torá reforma a la persona

Al no poder salir del deseo de recibir para sí mismo y al sentir la necesidad de la ayuda del Creador, nace una necesidad de ser asistido por el Creador. Ayuda del Creador es a través de la Torá, porque la Luz en ella lo reforma, lo que significa que recibe vasijas de otorgamiento.

– Rabash, los peldaños de la escalera, “Cuál es la base sobre la cual se construye la santidad”

 Nuestros sabios dijeron: “El Creador dijo, He creado la inclinación al mal, He creado la Torá como una especia [para su corrección]“, lo cual significa que la Torá y las Mitzvot condimentan [corrigen] la inclinación al mal, para darle sabor, porque la inclinación al mal se llama el deseo de recibir.

Cuando es para uno mismo, es insípido, porque la restricción está sobre él, y permanece en un espacio vacío. Pero a través de la Torá y las Mitzvot, se llega a la intención de otorgar, y con esta vasija, llamada “deseo de recibir”, uno recibe todo el deleite y el placer.

– Rabash, los peldaños de la escalera, “En cuanto a la Meta”

 (42348)

Los extraterrestres

Pregunta: Usted compara a la nación Judía con una unidad de fuerzas especiales que es enviada a una misión especial. ¿A dónde?

Respuesta: Es enviada a conquistar la inclinación al mal. “Israel” es una chispa, el punto en el corazón, la fuerza externa en el “país hostil”, en el egoísmo. Debemos luchar para derrotar este egoísmo y corregirlo. Tenemos primero que fortalecernos a nosotros mismos, y luego, habiendo sido reformados, debemos dar a los egoístas la Luz y corregir el mundo entero.

Después de todo, es verdad que no somos de aquí, no de la tierra del egoísmo. Nuestra raíz se encuentra fuera de esta; nosotros la infiltramos por medio de la ruptura de las vasijas, del alma integral. Aquí dentro de esta, nos rompimos al principio, pero al final, debemos llegar a corregirnos. Según el grado de nuestra corrección, nosotros reformamos el ego colectivo.

Pregunta: ¿Cuál es el comandante en jefe que envió la unidad de fuerzas especiales a la misión?

Respuesta: Lo hizo el Creador. Israel es una parte de Él, las vasijas de otorgamiento asentadas en el egoísmo, en las vasijas de recepción. El comandante en jefe envió los soldados, habiéndolos provisto con todos los equipos y municiones necesarios. Echándolos en suelo hostil, Él intencionalmente  los “rompió” para que ellos puedan verse como cualquier otro y no permanezcan fuera de la multitud.

Por lo tanto, podemos ser comparados con agentes secretos. Cada uno de nosotros se ve exactamente como todos los nativos de este país egoísta. Imagina caer en África, y verte exactamente como ellos: tienes el mismo carácter, mentalidad y gustos. Todo es idéntico a lo suyo, por dentro y por fuera.

Durante un tiempo el agente incorporado no recibe instrucciones. El tiene que instalarse en un nuevo lugar, encontrar un trabajo, y formar una familia. Los años pasan antes de que él se embarque en su misión. Sin embargo un día recibe un aviso. Por ahora, ha olvidado todo lo relacionado eso, cuando empieza a sonar un teléfono: “Tal o tal está hablando…” Es justo como en una película.

Así que nosotros recibimos una llamada: Es hora de despertar y recordar que tenemos una misión especial aquí, que este no es, de hecho, nuestro hogar, que procedemos de un mundo totalmente diferente. En verdad, somos de otro planeta, de otra dimensión. Hemos recibido un impulso y hemos salido del letargo. Todos los extraterrestres en este planeta han despertado, se reúnen en grupos, y comienzan a preparase para conquistar el planeta Tierra. Esa es nuestra misión

Pregunta: ¿Entonces, cómo lo ganaremos?

Respuesta: Se nos han enviado instrucciones, explicadas gradualmente de todo lo que necesitamos saber, y poner en acción. Entonces, ganamos una nueva mente y una nueva sensación. Nuestro planeta madre nos está enviando el poder de nuestra naturaleza inicial, con la ayuda de lo cual conquistaremos a cada ciudadano de la Tierra.

Vinimos aquí por una razón: para establecer el mismo orden que existe en nuestro propio mundo. Entonces, todo es opuesto. Este es gobernado por amor y otorgamiento.

Ahora, debemos terminar con todos los horrores que son vistos aquí como una  norma. Las personas se están destruyendo a sí mismas, la vida en el planeta, mientras tanto, nosotros vinimos a ayudarles, a salvarlos y a proveerlos con una vida totalmente diferente. Fuimos despertados a través de una señal especial desde casa, en una onda especial, lo cual significa que es tiempo de actuar.

(42616 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 5/9/2011, Acerca de la Nación de Israel)

La unidad de fuerzas especiales

En conmemoración del día nacional del recuerdo a los soldados caídos y las víctimas del terrorismo

Yo comparo al pueblo Judío con una unidad de fuerzas especiales que fue enviada a una misión con una tarea especial. En el camino, la unidad se enfrenta con varios problemas. Algunos soldados fallan, y algunos logran ir más lejos porque entienden mejor el objetivo.

Supongan que estuvieron en otro planeta, que no saben nada. Mientras están ahí, tienen que evaluar la situación y tomar decisiones independientes para ocupar un nuevo territorio. Este grupo supera todo tipo de obstáculos, lucha a través de junglas y pantanos, cruza un desierto, soporta discusiones internas, y pasa por confrontaciones y reconciliaciones. No es miel sobre hojuelas para las fuerzas especiales enviadas a conquistar el planeta Tierra.

Creo que el ejemplo que les puse describe de manera muy cercana la batalla que estamos llevando. También explica nuestra actitud y consideración especial para los amigos caídos y aquellos que nos llevan hacia adelante y marcan el camino. El proceso consiste de muchas etapas. Es una aventura real, una historia de reencarnaciones de almas que una y otra vez llevan a cabo órdenes que han recibido, hasta que llegan al destino final.

Cuando llegan al lugar designado, deben comenzar a prepararse para el combate final. Todo estaría bien si los eventos se desarrollaran como en un libro de aventuras; si nosotros, de manera similar a los exploradores de los nuevos territorios cruzáramos el océano, lucháramos con los nativos, los conquistáramos o pactáramos la paz con ellos, y así sucesivamente.

Sin embargo, tenemos un tipo de guerra diferente, una interna, no una externa. No podemos dejar salir nuestras ambiciones y explotar contra el enemigo externo con sólidos batallones egoístas sosteniendo una bandera. No podemos emplear nuestros instintos naturales: envidia, odio, lujuria, vanidad, y ambición para obtener la victoria por la fuerza. Tenemos aquí un proceso totalmente opuesto. Todos nosotros, juntos, debemos ganar en la guerra interna.

Constantemente pensamos que debemos derrotar a un enemigo externo. De hecho, es sólo un juego de la imaginación. Si nos conquistamos a nosotros mismos, el enemigo externo desaparecerá. Sin embargo, por el momento, tenemos que luchar con este para poder ganar “tiempo”. Hasta ahora, existimos en un estado no corregido que tiene como resultado la noción del tiempo. Así, con el fin de hallar el tiempo y espacio libres para poder hacer el trabajo espiritual, tenemos que trabajar también en el plano corporal.

Así, vivimos en el mundo que está dividido en dos. Una de sus partes es material, y la otra espiritual. Debemos tratar a los amigos de forma similar. Algunos viven batallas materiales, y otros viven las espirituales. Ambos hacen contribuciones vitales a esta exaltada guerra, cuyo propósito es llegar al final de la corrección.

De acuerdo a Baal HaSulam muchos amigos caerán en el camino, y más caerán en el campo de batalla, interno y externo. Sin embargo, al final, todos dan sus vidas para llegar al propósito de la creación. Por lo tanto, sus almas reencarnan y se forman para la batalla una vez más, hasta que todos ellos son transformados, habiendo llegado a la unidad y adhesión.

Con respecto a nosotros, debemos siempre mirar hacia el futuro, en lugar de hacia el pasado, y esforzarnos por luchar internamente, lo cual reducirá grandemente las batallas externas.

(42620 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 5/9/2011, Acerca de la Nación de Israel)

El especialista del deseo

Pregunta: ¿Por qué es mucho más fácil leer aquellas partes del Zohar donde Baal HaSulam lo explica usando términos cabalísticos?

Respuesta: Esto se debe a que entonces nos es claro que estas son definiciones técnicas y no imágenes terrenales. Sin embargo, todo depende del  nivel de aptitud de uno.

Si invito a un especialista a arreglar mi computador, yo le indico las imágenes en mi pantalla y le digo que no me gustan las tonalidades del color, o la calidad de la pantalla, pero él no mira la imagen presente. Un especialista de computadores mira los signos eléctricos, las fuerzas que crean esta imagen dentro, la cantidad de colores instalados en el sistema. El no se preocupa por la imagen en sí ya que para él esta no es nada sino sólo un reflejo externo, un símbolo de lo que está ocurriendo adentro, lo que indica el funcionamiento adecuado o inadecuado del computador.

Por otra parte, cuando yo le muestro esta imagen y le pregunto cómo arreglarla, él me lo explica en términos técnicos: “Aquí necesitas reemplazar HGT, NHY, reconciliar las fuerzas de las líneas derecha e izquierda…” Y yo no entiendo tampoco de lo que está hablando.

Nosotros no nos confundimos por lo que habla El Zohar de tal o tal forma, por si es el lenguaje de las leyendas o el lenguaje de la Cabalá, sino por nuestra inhabilidad de discernir correctamente la imagen actual y de darnos cuenta de lo que está hablando. Cada palabra del Zohar indica un deseo que debe ser corregido. No hay nada más fuera de esto.

El Creador dio lugar al deseo. Este deseo debe ser llevado a la corrección y llenado. Hasta que este alcance su corrección seguido del llenado, nosotros estamos sólo hablando del deseo. Tan pronto como este se corrija y se llene, dejaremos de hablar de este y empezaremos a discutir del próximo grado, un deseo más profundo, el deseo que sigue inmediatamente después.

Es así como corregimos un deseo tras otro, capa tras capa. Este acercamiento por etapas hacia todo el poder de los deseos dentro de nosotros, los cuales corregimos paso a paso, uno después de otro, esto es llamado Mishpatim, juicio o reencarnación de las almas. “Reencarnación de las almas” significa que yo siempre estoy experimentando estas transformaciones internas.

(42584 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 5/6/2011, El Libro del Zohar)

Libera el espacio para la Luz dentro de ti

Pregunta: ¿Por qué fue necesario retirarse del Creador hasta el punto máximo para ser corregidos y llegar a la adhesión con Él?

Respuesta: No es suficiente descender a través de todos los mundos hasta este. Tenemos que descender incluso más profundo. Sólo cuando entramos al grupo comenzamos a alcanzar lo que es un “hombre roto”. Entonces, caemos cada vez más bajo, más profundo que cuando comenzamos a estudiar.

Después de todo, previamente, no estábamos familiarizados con nuestra inclinación malvada y no nos sentíamos mal por ella. En ese punto, aun pensábamos que los deseos que teníamos eran buenos, y mientras más evolucionaba nuestro ego, más energía nos proporcionaba para avanzar.

Entonces, comenzamos a querer unirnos con otros y a revelar la esencia interna del grupo. Lo hacemos pensando constantemente en ello con el fin de encontrar la conexión interna entre nosotros, que existe, pero está oculta de nosotros. Es sólo entonces cuando descubrimos que siempre lo olvidamos, lo rechazamos, y lo odiamos. Así, una persona gradualmente comienza a alcanzar su naturaleza.

Esto es aun un descenso ya que él no ha revelado toda su maldad, y todos los ascensos y descensos son definidos sólo de acuerdo a la manera en la que se sienta la criatura con respecto a esto. La persona no se ve a sí misma más distante del Creador en este momento. Todo su entendimiento y experiencia está basado en el grado en el que está distante de Él, como si estuviera moviéndose cada vez más lejos.

Entonces, él siente un vacío cada vez más grande, amargura, y frustración. Él no entiende cómo puede ser que trabaje y estudie tanto, sólo para sentirse peor mientras el mundo se vuelve aun más oscuro para él. Pero, él finalmente cae en cuenta de que así es como se revela el ser creado, y es necesario pasar por eso.

Al final, él está de acuerdo, lo cual es considerado como “aceptación incondicional”. Está preparado para lo que venga y piensa que está bien si se siente peor que lo más bajo; ¡Lo más importante es no rendirse!

En ese caso, él recibe una carga más grande del ego mientras, simultáneamente, obtiene la oportunidad de corregirla. Aquí el avance está basado en dos opuestos ya que cuando comienza a corregirse, a igualarse con el Creador y a acercarse a Él con cada nuevo paso, debe revelar su naturaleza opuesta en la “línea izquierda”. Entonces, de acuerdo con eso, él pedirá la Luz en la “línea derecha” y se corregirá en la línea “media”.

Eso significa que en el transcurso de todo su ascenso de Maljut al mundo de Infinito, hasta el último momento, la adhesión considerada “Rav Paalim UMekabtziel” (Aquel que la bendice y adorna), él continuará revelando un mal cada vez mayor. Esto no puede evitarse.

De otra manera, no encontraremos en nosotros la necesidad por la Luz. Necesitamos espacio donde podamos fabricar al Creador dentro de nosotros. Se supone que este espacio sea opuesto a las propiedades innatas del Creador, y entonces será mi elección qué hacer en este.

Es por eso que encontramos este vacío, todos los lugares de los que consiste, y todas sus partes separadas, opuestas, y distanciadas una de otra, como las partes separadas de un modelo para armar. Nosotros, sin embargo, comenzamos a ensamblarlo, buscando piezas que se correspondan y colocándolas en la secuencia correcta, en el orden correcto de causa y efecto, para alinear todos los detalles que fueron separados.

Así, revelo como me siente el Creador, que Él es el bien que hace el bien, el cual creó el punto de “existencia a partir de ausencia” que necesito corregir en mí mismo. Esta consciencia de que soy creado “a partir de la ausencia” me ayuda a entender la “existencia a partir de la existencia” (Yesh Mi Yesh) la cual me creó.

Todo el proceso por el que pasa este punto creado por Él, es necesario solamente para que yo pueda alcanzar la Luz infinita. Todas esas etapas fueron predispuestas hace mucho, durante el plan de la creación, antes de este punto “a partir de la ausencia”, como está dicho: “El final de una acción está en su pensamiento inicial”. Entonces, llega al alcance de la fuerza que lo creó y a la comprensión de cuál era la esencia de todo este proceso de corrección.

(42523 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 5/8/2011, “Todo aquel que sufre por el público”)