125 grados de atracción de la Luz

Nuestra percepción de toda la realidad es muy inestable ya que no sabemos cómo relacionarnos con nosotros mismos o con el mundo en el que existimos. ¿Dónde existimos y qué sentimos ahora? ¿Es un sueño o la realidad? ¿Es este mundo una realidad objetiva o simplemente nuestra percepción temporal en los órganos de percepción distorsionados? Posiblemente, cuando corrijamos nuestras cualidades desde la recepción al otorgamiento, percibiremos un mundo completamente diferente.

Y esto no significa simplemente que vayamos a entenderlo o a sentirlo mejor con los mismos sentidos que están más desarrollados. En vez de ello, puedo cambiar completamente mis sensaciones y percepciones que están sintonizados con la recepción y dejo de aceptar la realidad de manera egoísta, puedo empezar a percibirlo en otorgamiento, una aspiración por mi prójimo.

Resulta que en vez de mi propio deseo, adquiero los deseos de los demás, y empiezo a sentir realmente a través de ellos. ¡Y entonces sentiré un mundo totalmente diferente, otra realidad!

¿A quién describe esta realidad? Los cabalistas dicen que a la fuerza superior, una, única y unificada, además de la cual no hay nada, la que es buena y hace el bien a todos, a los malvados y a los justos por igual. Es la Luz superior que existe en absoluto reposo y que podemos revelar sólo si nos volvemos iguales a ella en nuestras cualidades.

Hay 125 grados que se corresponden con la Luz, y yo sentiré la Luz superior en mí en la medida en que reciba el atributo de otorgamiento, dependiendo de la medida en la que pueda corregirme y hacerme semejante a la Luz superior que otorga bondad y todo lo que es bueno. Si yo adquiero las mismas cualidades, existiré simplemente en este atributo de otorgamiento, por lo tanto lo sentiré.

En otras palabras, hay una fuerza de otorgamiento llamada “Luz superior”, y una fuerza de recepción llamada “la criatura”. Si la criatura adquiere la fuerza de otorgamiento por encima de la fuerza de la recepción, esta fuerza que comienza a gobernar sobre ella se percibe como el llenado: una pantalla y la Luz reflejada, el grado de otorgamiento que da a la criatura una sensación de llenado.

¿Cómo nos relacionamos con esta fuerza superior? ¿Seremos capaces de sentirla, o sólo la imaginamos de alguna forma de acuerdo con las cualidades en las que la percibimos y las sensaciones, pensamientos y deseos que se despiertan en nosotros? Los cabalistas dicen que la fuerza superior es en sí misma Atzmutó, la esencia del Creador, que no es sentida ni alcanzada por nosotros. Él no tiene una forma que podamos percibir. Sin embargo, en la medida en que trates de acercarte a Él y de ser como Él, serás capaz de entender diferentes cualidades que pertenecen al otorgamiento.

Él para ti, es como un “dador”, pero Él mismo no tiene cualidades de otorgamiento, ni de recepción, Él está por encima de todo esto. Sólo Su actitud hacia los seres creados es llamada “otorgamiento”, “amor“, “dar”.

 Sin embargo, si está escrito que Él es “el bien y hace el bien”, “no existe otro además de Él“, “Yo no cambié mi nombre (HaVaYáH)”, “la ley se da y no puede ser infringida”, lo cual significa que Él es invariable, bueno y perfecto, entonces ¿cómo podemos pedirle a Él algo? ¿Cómo podemos pedirle que cambie y tenga piedad de nosotros?

Esto pertenece sólo a la actitud de la criatura que percibe al Creador de esta manera y nos dice al respecto, como está escrito: “La Torá habló en el idioma de la gente“. Por lo tanto, todas nuestras oraciones y nuestra actitud hacia el Creador son esencialmente nuestra actitud hacia nosotros mismos, la manera en la que me juzgo a mí mismo y el deseo de cambiar hacia la dirección del otorgamiento. Sin embargo, todos los cambios ocurren sólo en los seres creados que, debido a sus propios cambios, sienten que la imagen de Creador cambia.

(41643 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/27/2011, Shamati #1)

Material Relacionado:
Cuando recibo vida
Un punto en un océano de bondad
Un mecanismo para atraer al creador

Un comentario

  1. ¿Por qué el nombre ” יהוה “, que sería ” iod, hei, vaw, hei ” el Rav lo pronuncia al revés ” HaVaYáH ” ? ¿Cual es la correcta pronunciación?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: