De pie frente al Absoluto

Pregunta: ¿Cuál es la plegaria correcta?

Respuesta: De verdad, para ser transformados, sólo necesitamos rezar. La plegaria correcta está expresada en las palabras: “Israel, la Torá, y el Creador son uno”.

Junto al mundo entero, todos los amigos, todos los otros, deseo llegar a un estado donde estemos todos unificados y de esa manera otorguemos placer al Creador. En relación a nosotros, Él es bueno y hace el bien. No existe nadie más aparte de Él. Así que somos buenos y hacemos bien en relación a Él. No hay nadie más aparte de nosotros.

Está dicho que Él y Su nombre serán uno. En otras palabras, la Luz y la vasija, el Creador y nosotros, llegamos a la unicidad, a la adhesión.

Pregunta: ¿Es esta la plegaria colectiva?

Respuesta: Si, puesto que oras por todos. Es esa justa plegaria, la intención, la que Abraham estaba ansioso de encender en Babilonia. Él anhelaba causar la corrección inmediata: “¡Clamemos, hagámoslo!”

“Rezar” es juzgarse a sí mismo: ¿Cuán corrupto es mi estado de existencia y de qué carezco para corregirlo? Es decir, una plegaria es más bien un análisis de la situación que una petición al Creador. No hay nadie a quién pedir ya que la Luz superior permanece en reposo absoluto. Contiene pensamiento y emoción, pero cuando rezas, es como si desearas imponer tus cualidades y sensaciones en la Luz.

En esto consiste el problema: Necesitamos transferir el énfasis al auto análisis. Una plegaria significa que me examino: De qué carezco, ¿qué deseo que la Luz ilumine en mí? Donde encuentro una falla, ahí es donde cae y hace su trabajo. Entonces, necesito encontrar mis fallas, mis necesidades.

Estoy ante el Absoluto inmutable, y todo en este es para bien. Si es así, ¿Qué puedo pedir? Incluso sin mi petición, Él otorga abundancia. Se concluye que tengo que encontrar en mí mismo las partes que necesitan corrección. Y de eso se trata una plegaria. Está totalmente dirigida hacia mí, hacia la búsqueda de lo que me hace falta para llegar a ser similar al otorgamiento, a la Luz.

(41783 – De la 4º parte  de la lección diaria de Cabalá del 4/29/2011, “La Libertad”)

Material Relacionado:
¿Quieres conocer al Creador? ¡Trato hecho!
¿Qué pedirle al Creador?
125 grados de atracción de la Luz

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: