Es una vergüenza no volverse un humano

Pregunta: Cuando veo mi despreciable egoísmo una vez más, ¿cómo puedo no desesperarme y simplemente sucumbir a él, pensando que esto nunca se terminará?

Respuesta: La persona debe pasar por tales estados. Cada que alcanzamos un grado espiritual, experimentamos aun todos estos estados una vez mas y es absolutamente necesario llegar a la total desesperación. Pero solamente es necesario para que nosotros aclaremos todos estos estados y pasemos por ellos. Cada estado construye el que le sigue.

Una persona ¡debe perder la fe en su poder personal! Y también, él debe perder la esperanza de recibir ayuda de Arriba. Uno tiene pasar por todo esto: En cada nuevo grado, uno revive la vida entera de nuevo, es decir que él experimenta todos los estados.

La clave es preparar todas las herramientas necesarias para el trabajo, los estudios,  la participación en la diseminación y la vida en el grupo. Si una persona ajusta todo este mecanismo para que trabaje como un reloj de cuerda, el no se caerá. Yo necesito construir una estructura que me sostenga lo mejor que se pueda.

Yo tengo que sentirme avergonzado por romper esta estructura. La herramienta más poderosa es la vergüenza: en casa, ante la esposa y los hijos. ¿Cómo puede ser que no vaya a la lección y no participe en cierto proyecto? Dejo que mi orgullo me evite actuar así.

Cuando nosotros experimentamos un descenso, nos caemos al nivel animal más bajo de nuestro “burro” (Jamór o burro viene de la palabra Jómer o materia, deseo). Y debo preparar el tipo de defensa por mi mismo que me haga sentir vergüenza aun en el nivel más bajo, donde probablemente no debería de sentir ninguna vergüenza o preocupación por nada. Pero debo sentir vergüenza aun en este grado.

El sentimiento más poderoso que la persona puede tener es la vergüenza ante sus hijos. Ellos saben que los padres siempre los perdonaran y los aceptaran de la forma en la que son y aun la esposa. Pero cuando los niños están preocupados, ellos son los que nos hacen sentir más vergüenza, después de todo, ellos son nuestro grado superior.

De ahí que, nosotros debemos esforzarnos por preparar para nosotros mismos las condiciones que nos prevengan de abandonar este camino, sin importar que, esto no me permitirá justificar una reivindicación con mi egoísmo, lo intento como pueda…

(42328 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 5/5/2011, Shamati #56)

Material relacionado:
El hombre es una fórmula de conexión
Una plegaria por la sociedad

Nacimiento: la primera contracción

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta