Escucha los consejos del Creador

Todo nuestro problema es que no escuchamos los consejos del Creador. Silenciosamente, el Creador constantemente nos dirige, pero no lo sentimos. La persona tiene que sentir al Creador constantemente susurrando en su oído.

Este no es un problema sicológico y no son voces externas, ni un pensamiento compulsivo. Esta es nuestra sensación interna que debe volverse constantemente más sensible a la percepción de la voz del Creador.

Tengo que sentir esta voz interna dentro de mí, “¿Viene de Él o de mí?” Si comienzo a percibir esos consejos, me ayudarán mucho. Uno debe sentir en el interior cómo Él está constantemente hablando y aconsejando.

Esto no será placentero. Tendré que restringirme y alejarme de muchas debilidades que tengo, y algunas veces haré lo opuesto ¿Qué puedo hacer al respecto? La persona tiene que hallar una forma de relajarse. Hay momentos así también porque la persona es humana.

Sin embargo, en principio esta sensibilidad a la voz interna, como está escrito, “escuché una voz”, es muy importante. Esto no es esquizofrenia. Es realmente una afinación muy seria, similar a la manera cómo se afina un instrumento musical para que corresponda con el diapasón, con la nota “La” exacta. Así es como debo sentirme: “¿En qué frecuencia puedo “captar” al Creador?”

Pregunta: ¿Cómo aprendo a diferenciar la voz del Creador entre las otras?

Respuesta: Sólo mediante el deseo. No hay otra forma de hacerlo. Nadie y nada te ayudarán. A principios del siglo pasado el cabalista Hazon Ish escribió lo siguiente en su libro Fe y Confianza, “La cualidad de otorgamiento es el fino movimiento de un alma sensible”. Así es como comienza su libro. Necesitamos precisamente esta buena sintonía con la frecuencia en que transmite el Creador.

Pregunta: ¿Qué es esta fuerza que constantemente nos sintoniza y determina dónde y en qué estado estamos? ¿O no importa si me siento bien o mal?

Respuesta: Lo que nos ayuda a sintonizarnos es esta “fineza del alma” Sólo el movimiento hacia los otros, cuando me conecto con otros a pesar de mí mismo y a pesar de todos los giros, vueltas y problemas, y trato de sintonizarme.

Todos esos giros, vueltas y problemas me son dados deliberadamente. Me indican dónde estoy fuera de sintonía. Me muestran mis desviaciones de la frecuencia necesaria. Todos los problemas, conflictos, y cosas negativas son la expresión de cuán fuera de sintonía estoy, que aún no he encontrado la resonancia correcta.

Si una persona percibe que todo sucede de esta manera, a pesar de todo lo que le sucede, si no pierde el pensamiento, “No existe nadie más que Él” y también se sintoniza con, “Si no lo hago yo, ¿quién lo hará por mí?” entonces esto es todo lo que necesita.

Pregunta: ¿Pero dónde siente esta voz interior?

Respuesta: En el movimiento hacia el exterior. El instrumento en el cual el Creador es sentido es una nueva región de resonancia dentro de ti que comienza a resonar en relación con los otros.

Este instrumento es lo que tenemos que crear. Es llamado “un alma”.

(41984 – De la lección del 4/21/11)

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta