La Cabalá es la física del mundo integral

La sabiduría de la Cabalá es la física del mundo integral. De que se trata todo este mundo integral, no sabemos. Nosotros alcanzamos solo una pequeña pieza de esto la cual somos capaces de percibir por medio de los órganos sensoriales de nuestro mundo físico, de manera similar a todos los otros animales.

Por otro lado, diferente a ellos, nosotros tenemos una mente capaz, un gran deseo y por lo tanto cabemos en otro mundo un poco mejor que las bestias comunes, mientras tratamos de tomar  la mejor ventaja de esto. Ahora, nuestra percepción sensorial basada en nuestros cinco órganos sensoriales: visión, audición, gusto, olfato y tacto, son mucho peor que la de ellos. Ellos son mejores al sentir la naturaleza que nosotros.

Solo nuestra mente y ego son más avanzados y esto es porque somos mejores que las bestias y más crueles y perversas. Nosotros podemos tomar ventaja de este mundo y ellos también se dan cuenta de esto. No obstante, en cualquier caso, nosotros somos capaces de percibir solo una pequeña parte de la realidad.

La sabiduría de la Cabalá nos explica nuestra entera existencia, el alcance de la realidad autentica. Según la sabiduría de la Cabalá, la mayor diferencia entre nuestra percepción limitada de esta pequeña parte de la realidad y la habilidad de ver la ancha realidad, como si planeáramos fuera de esta estrecha jaula de nuestro pequeño mundo cerrado al enorme y hermoso mundo exterior, yace en saber cómo no hacernos dependientes en todo tipo de cambios, fuerzas y actos, sino más bien percibir una sola fuerza.

Tan pronto como comencemos a jalar este número infinito de fuerzas, acciones, cambios y pensamientos, todo este desorden que nos rodea, en una fuerza unificada mas y mas, esto significa que nosotros estamos escalando la escalera a los mundos, hasta que alcancemos el mundo del infinito donde de hecho esta solo la fuerza y donde todos los pensamientos, deseos, percepciones, predicamentos y acciones, absolutamente todo lo que antes fue tan confuso para mi, se vuelve unificado. Allí es cuando alcanzamos ese “no existe nadie más que Él,” esta fuerza singular, el Creador.

(42437 – De la Lección 8, Convención WE! del 4/3/2011)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: