La ciencia que estudia el yo

La Cabalá es una ciencia que trata acerca de la realidad. El hombre es una criatura que trata de entender porqué y con qué propósito existe y cómo puede llegar a la verdad. Él anhela descubrir el significado de nociones tales como “verdad”, “hechos”, “propósito”, o “alcanzar la meta”. Él está hecho para exigir este tipo de llenado.

La necesidad más grande del hombre es saber quién es, como está dicho: “Desde mi carne veré al Creador”. De hecho, para aprender quién soy, necesito saber quién es el Creador. Esta necesidad demanda que yo la investigue.

Toda la sabiduría de la Cabalá está dedicada al estudio del hombre ya que aparte de él, nada existe. Toda la realidad está dentro del hombre, y todo ocurre solamente en él. Yo no veo nada en este mundo excepto a mí mismo. Todo lo que está sucediendo a mi alrededor soy yo, imágenes dentro de mí. No tengo la menor idea de lo que sucede fuera de mí.

Esto significa que la Cabalá es el estudio del yo, del auto alcance, de la consciencia propia. Todos los otros libros describen cierto tipo de ilusiones, como si hubiera una realidad externa fuera de nosotros. Por lo tanto, todo excepto esos libros sagrados, es una total mentira fabricada por el hombre; son el fruto de su imaginación.

No nos damos cuenta de cuán únicos son esos libros; aparte, con respecto a la verdad, no tenemos nada en qué apoyarnos. Sin esos libros, existiríamos en este mundo como pequeños insectos que viven sólo mientras el tiempo que les fue asignado se los permita. Sólo con la ayuda de esos libros podemos gradualmente desarrollarnos y comenzar a examinar, medir, y aprender “quiénes y qué somos”.

Así averiguamos que contenemos todos los mundos, Partzufím, Sefirót, y numerosas partes que nos parecen extrañas, que al final resultan ser partes de tu propia alma. Es justo tu deseo dividido en la naturaleza vegetativa, animada, así como la humana. Y en el cuarto y último grado, debemos reunir todas esas partes para llegar a la intención “para otorgar”, que es obligatoria para este cuarto y último estado de la Creación.

Cuando yo gane esta intención de otorgar a todas las partes de la creación, finalmente averiguaré quién soy; me conoceré a mí mismo. Y no hay nada más que estudiar en la realidad.

(42014 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 5/2/2011, Talmud Éser Sefirót)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: