La intención es el plan de acción completo

Pregunta: ¿Qué es la “intención”?

Respuesta: Digamos que el deseo está en un estado y ahora quiere trasladarse a otro. Para ello, es necesario inducir una acción que lo traslade desde el primer estado al segundo. El plan implica lo siguiente: el conocimiento preciso de donde estoy, donde quiero estar, y qué acciones y fuerzas son necesarias para que yo pase de un estado a otro. Todo este programa es lo que llamamos “intención” o el plan.

Es como si “el plan de la creación” fuera el programa completo que define con qué iniciar y con qué terminar, qué pasos seguir en el camino, cómo utilizar los materiales, fuerzas e instrumentos para llevar a cabo su pensamiento inicial. Está dicho: “El resultado final está en su pensamiento inicial”.

En la intención, todo esto existe en potencia y luego se realiza en la práctica. Esto significa que la intención aparece en mí sólo cuando estoy muy consciente de la situación actual y sé exactamente lo que quiero adquirir. “Qué es lo que suelen preguntar: ¿Cuáles son tus intenciones? ¿Qué quieres ganar? ¿Qué resultados esperas?”

 La intención es una expresión de la necesidad de un cambio que ya hemos planificado, comprendido, experimentado, implementado y llevado a término. La acción misma se lleva a cabo por medio de la fuerza de la Luz y, por lo tanto, no le corresponde a la criatura. Sólo las intenciones tienen algo que ver con la criatura: Qué tanto que se ha conocido él mismo, al Creador, y cómo y en qué forma esto hace actuar al Creador. Una persona tiene que saber tanto como sea posible.

Mientras sigo creciendo, ascendiendo en la escala de los grados espirituales, yo demando más del Creador, especificando todos los detalles de Sus acciones. Ya sé cómo actúa y cómo me afecta a mí. Conozco, en cada detalle y particularidad, como tomará lugar dentro de mí, en mi “cuerpo” (deseos). Desde mi experiencia de Él y yo, ya sé cómo ocurrirá todo.

Al final, obtengo tales detalles que pueden manejar Su programa, por Él: Yo entiendo este programa en su totalidad, cada elemento de él, todos sus mecanismos hasta los más pequeños giros. Cuando llego al final de la corrección (Gmár Tikún), llego a conocer en su totalidad, Su plan desde el principio hasta el final, todos los pasos, desde Su lado y desde el mío. Esto significa que he adquirido la intención completa.

La Luz está siempre en acción. Pero, cómo actúa y cómo debo exigir que Él me transforme, todo esto es el trabajo de la persona que necesita conocer al Creador, la relación entre la Luz y el deseo.

(42121 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 5/3/2011, Talmud Éser )

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta