Lo que se esconde detrás de la ilusión del progreso

Baál HaSulám, Los Escritos de la Última Generación: Esto es lo que pasó con los alemanes quienes hubieron pensado ser  una de las naciones más civilizadas y quienes, durante la noche, se convirtieron en una nación de salvajes, la más horrible de las sociedades primitivas que existieron alguna vez en el mundo. Por otra parte, Hitler fue elegido por la mayoría.

Estamos tratando de la pregunta sobre la sociedad humana: ¿Cómo avanzamos? Parece que de generación en generación, nos volvemos más avanzados. Pero, ¿en qué sentido estamos más desarrollados? ¿En la ciencia y la tecnología o en la estructura social? O, tal vez, ¿evolucionamos en nuestros valores humanos? Esto último es especialmente incorrecto.

El egoísmo aumenta a lo largo de toda la historia, sin embargo, no lo reformamos, y ​mientras se acumula, estamos empeorando. En vez de la verdadera corrección, revestimos y cubrimos nuestro egoísmo para que no se nos salga de las manos y nos moleste mientras vivimos. De lo contrario, simplemente nos comeríamos unos a otros. Esencialmente, de generación en generación, nos volvemos cada vez más hábiles en ocultar nuestro ego, mientras que el odio aún sigue creciendo.

Tenemos una oportunidad de “corretear”, escondiéndonos detrás de los teléfonos, las computadoras, y todos los otros tipos de pantallas, y esto ayuda. Todos tienen una habitación o incluso un apartamento, todos conducen su propio vehículo, no recogen a nadie, la gente no se casa y romper sus lazos de sangre. En definitiva, construimos un escudo, una cortina, entre los brotes del egoísmo humano y, por tanto, seguimos viviendo como si todo estuviera bien.

Se nos escapa, pero los servicios que desarrollamos en la sociedad moderna, están destinados a liberar el espacio en el que viven todos para evitar una confrontación con los demás. El estado y seguro médico, planes de jubilación, vacaciones son todos los ejemplos de nuestros intentos por darle a la persona más y más oportunidades de sentirse independiente de la sociedad y de aislarse del ego de los demás. Nos esforzamos por permitirles y enseñarles a todos a permanecer dentro de sí mismos y a no salir por el resto de sus vidas.

Como resultado, nuestra naturaleza no se corrige, y por eso se ha vuelto mucho más despiadada de lo que solía ser en los milenios anteriores. Simplemente aprendemos a mantenerlo escondido, y por lo tanto, estamos atrapados en la ilusión de que nuestra civilización está aun progresando.

En realidad, sin embargo, no es tan difícil despertar nuestro egoísmo, mostrar nuestro mal de la manera más vívida. Después de todo, se está librando en el interior, y todo lo que hay que hacer es abrir la válvula, este se derramará como una inundación.

Además, se derramará hasta tal medida que el hombre estará dispuesto a hacer cualquier cosa, sin ningún tipo de empatía, puesto que no siente a los demás bajo la coraza de su ego. Él matará, masacrará niños y adultos, familias y naciones enteras. Él clasificar a la gente para sí mismo: Él es un negro, es blanco, es un judío, que es un gitano, y así sucesivamente. Uno puede inventar miles de criterios o razones para matar: las personas mayores ya han vivido su vida, los bebés nacen defectuosos, etc.

 En otras palabras, sin ningún tipo de arrepentimiento o remordimiento, sino más bien con orgullo y con sangre fría, el hombre hará a otros lo que él quiera, porque no sienten que ellos también son seres humanos, que tienen derecho a existir como él. No estamos hablando de alemanes, sino de todos nosotros, mientras permanezcamos sin corregir. Si nuestro deseo egoísta despierta abiertamente, todos seremos así. Sucedió con  los alemanes, precisamente porque eran los más avanzados, mientras que hoy puede ser cualquier otra nación.

Muchos países ya han evolucionado lo suficiente para que el nazismo se manifieste a través de ellos de forma natural y sencilla. Ellos no sentirán vergüenza de hacer lo que sea y de actuar de acuerdo con los mismos cálculos que los alemanes solían hacer para extinguir los judíos y a otros pueblos. Hoy en día, la mayoría del mundo está preparado para ello. Si no reformamos nuestro egoísmo, la más mínima excusa, una pequeña chispa, va a ser suficiente, y la gente realizará su ego por el libro: sin piedad, metódicamente y de manera precisa. Ellos vendrán y destruirán.

(42042 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá 5/2/2011, Conmemoración del Día del Holocausto)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: