Otorgamiento: vivir dentro del otro

Los cabalistas explican que tenemos que vivir de acuerdo con la ley de otorgamiento no por el beneficio de la sociedad o de nosotros mismos, sino por el bien del Creador ¿Qué significa esto? “Por el bien del Creador” es una fórmula, una definición, que significa que el otorgamiento debe ser absoluto.

Debemos dar no simplemente para el bien de la supervivencia, no sólo para vivir nuestra vida de manera cómoda y egoísta. Este otorgamiento es por interés propio: “No tenemos opción, así que reeduquémonos para volvernos buenos, amables, compasivos, y sensibles”. Esta corrección egoísta no es suficiente porque surge de la necesidad de sobrevivir.

“Por el bien del Creador” significa que vives de acuerdo al otorgamiento incluso si la naturaleza no te obliga a lograr la armonía y cooperación con otros miembros de la sociedad por el bien de la supervivencia. La naturaleza puede no requerir de ti que otorgues y recibas en condiciones consideradas como una conexión completa con otros, es decir recibir para las necesidades y dar al máximo, lo cual es llamado “de cada uno de acuerdo con su habilidad, hacia cada uno de acuerdo con sus necesidades”. Este slogan no debe ser para la supervivencia de la sociedad, por la victoria del socialismo a través del mundo, o de cualquier partido. Debe ser “Por el bien del Creador”.

“Por el bien del Creador” significa que mi otorgamiento debe ser absoluto, no por el bien de algo terrenal. Tengo que llegar a un estado donde la propiedad del otorgamiento en mí reemplace completamente la propiedad de recepción, mi egoísmo. Me muevo hacia una parte del mundo completamente diferente, hacia otra dimensión. Comienzo a pensar, sentir, percibir sólo en  términos de la propiedad de otorgamiento en lugar de la de recepción.

Es posible comparar este estado con una madre que no siente si tiene frío o calor, está oscuro o luminoso; siente eso sólo en relación con su bebé. Ella existe en él, dentro: Ya sea que haga frío o calor, en oscuridad o luz, en dolor o en comodidad, y así por el estilo. Ella siente todo dentro de él en lugar de dentro de ella. Este amor “bestial” es presentado en nuestro mundo como un ejemplo: Gracias a este en particular, podemos desarrollarnos verdaderamente y continuar existiendo.

Esta es una condición de vida necesaria en la espiritualidad. Toleramos nuestra vida en la Tierra, limitada por espacio, tiempo, y movimiento. La ilusión de la vida dentro del egoísmo existe sólo aquí. De hecho, la verdadera vida en su flujo eterno, perfecto existe en la propiedad absolutamente opuesta: la del otorgamiento.

Similarmente, una madre vive dentro de su hijo, sintiéndolo y llenándolo a él en lugar de a sí misma. Todas sus sensaciones están en él, y ella misma está sólo para la satisfacción de él. En esencia, este estado es llamado “recibir para las necesidades y dar al máximo” pero no para ella misma, con el propósito de sobrevivir de esta manera, sino por el beneficio de él, por el bien de su amado hijo.

(43586 – De la lección virtual, Serie sobre los fundamentos de la Cabalá del 5/15/2011)

Material relacionado:
¡Cambia tus pensamientos y verás un mundo diferente!
La sabiduría de la Cabalá no se aprende con el sentido común
El éxito seguro está en la constancia

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta