Yendo hacia los demás

Cuando una persona ya comprende que tiene que demandar que la Luz haga los cambios, toda la dificultad se encuentra en imaginar qué cambios demandar. Es por esto que la persona es llevada a través de varios estados con el fin de comprender qué significa “su propio bien” en relación con su deseo egoísta, en aras de un estado de ánimo agradable y un llenado.

Pero, precisamente por encima de todos estos cálculos, tiene que desear actuar de una manera positiva, prefiriendo que el egoísmo sufra con el fin de elevarse por encima de él, y allí construir una relación con la Luz, con el Creador, “por el bien de otorgar”. Todas las situaciones que la persona tuvo que atravesar fueron necesarias para ayudarle a establecer esta relación con la Luz. Entonces entiende que a pesar de que todo viene de la Luz y el deseo no se despierta, no cambia, y en conjunto no existe sin su influencia y apoyo,  el deseo todavía tiene una habilidad para despertar la Luz. Esta acción es llamada “despertar desde abajo”.

Esto es posible sólo con la condición de que precisamente el deseo entienda toda su naturaleza egoísta. Este tiene que demandar su transformación opuesta,  así la Luz le dará una nueva fuerza, permitiéndole elevarse por encima de sí, caminar sobre su propio deseo, aplastarlo y congelarlo, y construir el acto de otorgamiento por encima de este. Si somos capaces de demandar aquello, esto se llamará “un despertar desde abajo”.

Cuando recibimos una adición de la Luz, llamada “despertar desde abajo” (Itaruta de Leila), entonces en relación con nuestro pedido la Luz nos da la habilidad de elevarnos por encima de nuestro ego y actuar de forma contraria hacia nuestro deseo egoísta. Es así como la persona empieza a construir su vasija (Kli) espiritual.

Un nuevo deseo se despierta continuamente en él, quemando desde dentro y no le deja descansar, pidiendo ser llenado de forma egoísta a cuenta de su prójimo. No obstante, la persona empieza a reconocer la actitud correcta hacia su deseo, que tiene que bloquearlo y no permitir que este abra camino, con el fin de construir una pantalla y la intención para otorgar por encima de este, permitiéndole usar el mismo deseo de la forma opuesta.

Cuando la persona ve que es completamente incapaz de esto y que sólo el Creador puede ayudarle, ella alcanza una petición llamada “un despertar desde abajo”, un MAN. Y si demanda correctamente entonces recibe una respuesta desde arriba, un MAD, y entonces ella se une en acción mutua con la Luz.

A partir de entonces la persona ya tiene experiencia en la construcción de una relación entre ella y el Creador.

(42113 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 5/3/11, Shamati)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta