¿Cómo es que células altruistas producen un egoísta?

Pregunta: Mi cuerpo consta de múltiples células que están programadas para “pensar” constantemente en todo el organismo en lugar de pensar en sí mismas. Cada célula funciona como si estuviera segura de que este le proporcionará todo lo que necesita, como en garantía mutua.

¿Cómo es que esta masa de células al final producen mi “yo” que es completamente opuesto a ellas y que desea recibir para su propia satisfacción? ¿En qué momento ocurre esto?

Respuesta: En otras palabras, existe un sistema que incluye los grados inanimado, vegetativo y animado gobernados por la naturaleza desde Arriba, y este permanece en armonía y garantía mutua ¿Qué sucede con el grado hablante? Pareciera que puedes hacer lo que quieras y salirte con la tuya, sin consultar a nadie, que todo depende de ti.

Hoy día, en nuestro mundo, comenzamos a entender y a estar conscientes del hecho de que el grado hablante requiere corrección justo como todos los otros niveles que lo preceden, los cuales son operados por la naturaleza de la manera correcta. Los grados inanimado, vegetativo, y animado dentro de nosotros y la naturaleza que nos rodea en realidad existen en garantía mutua. No necesitas corregir nada más que la intención en el grado hablante.

Pregunta: ¿Entonces quiere decir que mi cuerpo es espiritual mientras que sólo mi “yo” es corporal?

Respuesta: Tu cuerpo es espiritual, y no debes corregirlo. En su nivel actúa como uno espiritual. En las fases uno, dos, y tres de la expansión de la Luz Directa, aún no existe una vasija. No hay deseo; por lo tanto, no hay separación de la espiritualidad.

Puede ser comparado con los grados de nuestros cuerpos para los cuales no es necesaria la corrección. Tienen defectos que nosotros proyectamos en ellos desde el cuarto nivel, el hablante y mediante esto los perjudicamos. Sin embargo, eso no significa que no estén corregidos.

Hemos dañado a la naturaleza, y lo vimos como un daño solamente después. Sin embargo, ¡Nosotros lo hicimos! Y con respecto a la naturaleza en sí, esta siempre permanece en equilibrio. Observamos cómo una bestia consume a la otra, y en nuestra mente, es un acto malvado. Sin embargo, no lo es. Si nos tomáramos el tiempo de examinarlo todo exhaustivamente, veríamos que esta es su forma de cuidar unos de otros, de limpiar la naturaleza, y en última instancia de vivir en paz ya que todo se deriva del equilibrio de fuerzas.

Así, sólo la cuarta fase, el humano dentro del humano, necesita ser corregida. Los primeros tres grados en Él están corregidos, y si la cuarta fase se reforma, veremos el mundo como perfecto, incluyendo el cuerpo el hombre y todo lo que existe.

(45902 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 6/20/2011, “Prefacio a la sabiduría de la Cabalá”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: