Un bebe envuelto en la manta de este mundo

¿Cuál es la diferencia entre la percepción de un bebe, un adolescente y un adulto? Todos ellos viven en el mismo mundo, como tú y yo, y lo ven frente a ellos. Pero el grado según el cual cada uno revela este mundo, depende de su desarrollo y en la misma medida, cada uno activamente participa en su vida. Y el mundo también se relaciona con la persona de acuerdo a su desarrollo.

Por decir, hasta la edad de 10 años, un niño es considerado pequeño y la contribución que él hace es moderada, proporcional a sus sensaciones y comprensión. La diferencia entre esta percepción de la niñez y la percepción de un adulto esta “cubierta” por el entorno en los dos sentidos del mundo: ambos ocultando cosas que el niño aun no puede comprender correctamente, y compensando lo que él aun no es capaz de hacer por sí mismo. Resulta que el niño recibe de este mundo todo lo que él aun no es capaz de alcanzar por el mismo.

Y exactamente lo mismo pasa con nosotros en el mundo espiritual. Estamos parados de manera opuesta al Creador, a la Luz superior que está absolutamente en reposo, y nada existe aparte de Él. Pero ahora hay un ocultamiento que esconde la Luz que somos capaces de revelar, y eso compensa la deficiencia de nuestro trabajo.

¿Cuándo podemos decir que una persona está en el estado de Lo Lishma (para su propio bien), desde el cual ella procede a Lishma, otorgamiento? Solamente cuando ella siente definitivamente la oposición al Creador, pero hay una cierta imagen de la realidad entre ellos. Esta es representada por sus cualidades o sensaciones. Este es un mundo imaginario que a ella le parece que existe, los amigos, el grupo, y todo a su alrededor. Esto es lo que sigue separando a la persona de la simple Luz superior, de la cualidad de otorgamiento y amor absoluto.

Por ahora ella no tiene estas cualidades. Ella hace cálculos y se comporta de acuerdo con su desarrollo. Pero ella ya tiene una sensación y el conocimiento correcto de que esta opuesto al Creador, separada de Él por la imagen de este mundo, a través del cual ella trabaja con el Creador. Este cuadro de la realidad esencialmente consta de todas sus cualidades no corregidas, las que lo ocultan y protegen (lo compensan), como el “cabello”.

Después de todo, si todo fuera revelado a la persona, entonces por supuesto ella no podría establecer la relación correcta con el Creador.

Así es como deberíamos ver nuestro estado. Solo desde el estado de Lo Lishma, en el que estamos seguros de que hay Lishma (otorgamiento), pero aun no estamos en ello, podemos gradualmente llegar a Lishma si constante y persistentemente tratamos de revelar al Creador y observar cada acontecimiento como una oportunidad dada a nosotros desde arriba para corregir nuestro estado de Lo Lishma y alcanzar Lishma.

(De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 6/19/11, Escritos de Rabash)

Material relacionado:
El mejor regalo para un niño
¡Quiero ser un niño!
¡Niños del mundo, únanse!

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta