Aprendiendo de nuestros problemas

Pregunta: Decimos que el consumo excesivo es consumo a expensas de otros. Sin embargo, con el fin de ver el mal que esto contiene, ¿tenemos que dar un vistazo al final de la película?

Respuesta: No. El Creador no tiene escasez de minerales, vitaminas, aceite, gas, agua, o cualquier otra cosa. Él te provoca problemas en este mundo para que comiences a tomar conciencia de tu pérdida. Tú sale perdiendo.

El Creador no te muestra que en realidad estás dejando pasar el mundo espiritual porque entonces perderías tu libertad de elección. En su lugar Él te puso bajo los golpes de este mundo, con los cuales comienzas a darte cuenta de la maldad de tu naturaleza. Tú no revelas al Creador como la causa de tus problemas, por tu propio egoísmo.

Luego, incapaz de corregirlos, empiezas a lamentarte de tenerlos. Así es como poco a poco llegas a la revelación del mal. ¿Entonces, qué debes hacer con esto? ¿Cómo puedes salir de la trampa? Lento pero seguro, tú te acercas a la solución.

La falta de recursos, los desastres naturales, y las personas que se roban unos de otros son finalmente cosas artificiales. Este es un “pequeño cambio” con la intención de ayudarnos a revelar eventualmente el hecho de que estamos robándonos el mundo espiritual los unos a los otros.

En realidad, ¿por qué debo compartir contigo lo que tengo y satisfacerme a mí mismo con las necesidades básicas? Es sólo con el fin de aprender de esto y adquirir los deseos que aspiran a la espiritualidad. Este es el objetivo, y todo está estructurado precisamente de esta manera desde el principio. De lo contrario todas las personas habrían conseguido su propio planeta.

(De la 4º parte de la lección diaria Cabalá del 6/22/11, “Matan Torá (la entrega de la Torá)”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: