Cabalistas, ¡vengan a la reunión!

Pregunta: ¿Si compro dos pedazos de pan pero solo me como uno, significa eso que estoy robándole el otro pedazo a alguien?

Respuesta: Si, así es. Todavía no sabemos cuán preciso y pre calculado está todo. Sin embargo, estamos listos para subir los 125 grados de desarrollo y en este momento no se espera que hagas ningún cálculo, el cual no eres capaz de hacer de todas maneras. Y aun así eres capaz de entender la situación: habitamos en un sistema integral, en un mundo globalmente interdependiente. Nos guste o no, la naturaleza o el Creador, nos está educando al respecto enviándonos golpes si es que no estamos dispuestos a reconocer lo obvio de antemano.

No podemos obtener ninguna ganancia por nosotros mismos si no despojamos a alguien. De hecho, la tierra tiene cierta cantidad de agua fresca almacenada, y si consumes más que los demás, obviamente será a expensas de los otros. Así es como la naturaleza nos enseña cuán interconectado estamos. Pero si estudiamos esta interconexión con nuestra conciencia espiritual interior, trabajando de manera cooperativa, no necesitáremos padecer hambrunas y catástrofes en el sendero del sufrimiento. ¿Para qué?

Al utilizar la educación global, podemos explicarle a toda la humanidad que todos somos hermanos ya que estamos fuertemente conectados y dependemos los unos de los otros. En las palabras de Baal HaSulam, todo el mundo es una familia.  Por lo tanto, no podemos actuar a expensas de los demás porque no solo estaríamos  robándoles (lo que no podemos seguir haciendo) sino que al hacerlo, también nos estamos privando del mundo espiritual.

Mira lo que conseguirás al aprender a aplicar las leyes de la sociedad balanceadas por el consumo básico. “¿Qué es lo que tienen los millonarios sino son ceros en el banco?” se pregunta Baal HaSulam. Después de todo, cuando colapse la economía, no te va a quedar nada.

“¡Un momento, pero yo poseo una pieza de arte que vale 30 millones de dólares!” Estupendo, pero el problema es que nadie la necesita. Te la puedes comer para la cena si quieres. “¡Pero tengo unos lingotes de oro en mi caja fuerte!”, bien, pero no hay nadie que los compre, de manera que ¿Qué vas a hacer? Anteriormente, tenían algún valor y hubieras podido comprar un camión lleno de comida con eso, pero hoy, nadie necesita tu oro.

Tendremos que estudiar muy duro si no educamos a la humanidad con anticipación. ¿Educarlos sobre qué? Tenemos que enseñarles los cosas sencillas: introducirlos a la nueva realidad regida por la integración interdependiente y reciproca, donde todos dependen los unos de los otros.

Mira a los europeos que están a punto de disolverse y dividirse. Ellos no entienden que la tendencia general los está haciendo retroceder y que romper los lazos es imposible.  Hasta el “mercado común” que en realidad no es otra cosa que un ego dirigido por un bazar de ladrones donde se odian unos a otros, todavía seguía facilitando al menos conexiones externas. Europa cerró las fronteras y acuño su propia moneda con la figura de su egoísmo colectivo. Eso fue un cierto grado de progreso.

Esto es lo que tenemos que explicar.  El tiempo ha llegado; estamos literalmente invitados, “llamados a la reunión”. Debemos poner nuestro mejor esfuerzo en educar al mundo, dejar de esperar algo más, y empezar a trabajar con toda nuestra capacidad.

(46154 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 6/22/2011, “Matan Torá (La entrega de la Torá)”)

Material relacionado:
125 pasos hasta el Creador
Educación para el nuevo mundo
Definiendo las necesidades vitales

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta