Cuando la crisis se vuelva insoportable

La crisis que experimentamos hoy es una indicación de nuestra falta de unidad de unos con otros. En esencia, la crisis nos deja ver que somos totalmente egoístas e individualistas y que vivimos en un mundo global. Y este es todo el problema. La naturaleza nos está revelando la globalidad del mundo, pero nuestra naturaleza egoísta es completamente opuesta a ello.

Esta diferencia o abismo entre las dos la sentimos como una crisis. Por eso sentimos  dolor y confusión en todo lo que hacemos, y es la razón por la que nos persiguen las enfermedades y las desgracias. Esto viene de la falta de similitud entre nuestro deseo egoísta y la Luz superior.

Por lo tanto, debemos ver la crisis actual como el punto inicial del ascenso  de la humanidad hacia un estado especial del cual una vez descendió, de acuerdo con el programa contenido en la partícula informacional que nació por la Luz. Nacimos aquí, en nuestro universo, y ahora estamos regresando a ese estado perfecto.

La parte de la humanidad en la cual el punto en el corazón ha surgido se está desarrollando con la ayuda de dos fuerzas. Todo lo que necesitamos son las condiciones correctas: el grupo, los estudios, y el maestro. La segunda parte de la humanidad está atravesando un proceso de desarrollo y llegando a un estado de crisis que está volviéndose insoportable. Ahí surge la pregunta: ¿Qué significa “insoportable”?

La sensación de un horrible sufrimiento puede llevar a la humanidad a las guerras, la aniquilación, y todo tipo de problemas. Esto es exactamente lo que está sucediendo: Una parte de la población se está olvidando de todo mediante drogas, otros se involucran en el terrorismo, y otros aun no están preocupados por nada, se han hundido por completo en el robo. El egoísmo está surgiendo en todas direcciones por la ausencia de satisfacción interna que sienten las personas, no saben qué hacer consigo mismos.

Esos fenómenos negativos están exponiendo la medida completa de la angustia y la desesperación que siente hoy la humanidad. Y las personas no son culpables de esto. Sienten una enorme presión interna que está causando explosiones de violencia ¿Entonces qué puede hacerse para aliviar la situación?

Hemos hablado ya de la diseminación de la ciencia de la Cabalá. Esa es la salvación. Si diseminamos el conocimiento de la ciencia de la Cabalá antes de que el ego de las personas salga a la superficie, entonces salvaremos al mundo de grandes problemas. Por lo tanto, todo depende de las personas con el punto en el corazón.

Nada depende del mundo y no debemos esperar que otras personas, que no tienen el punto en el corazón, tomen ninguna acción. No tienen la fuerza positiva que es capaz de complementar sus egos. Ellos son sólo portadores de un gran deseo egoísta, y sólo nos dan una adición de su insatisfacción y dolor.

Tenemos que procesar este enorme deseo, sintonizarnos con él, y junto con este, aspirar a la unidad. Debemos continuar estudiando y, en respuesta, incrementar la diseminación, con énfasis especial en la necesidad de unirnos. Somos los que tenemos que unir nuestro deseo común roto en uno, nuestra vasija espiritual común. Incluso si está rota, contiene partes que están interconectadas, a pesar de que ellos tienen cualidades de deseo completamente diferentes. Por lo tanto, si todos los otros se unieran a esos deseos interconectados, también serían incluidos en esta conexión.

Así es como una parte de la humanidad construye activamente una conexión entre sí, mientras la otra parte de la humanidad participa pasivamente en este proceso.

(45046 – De la 2º lección, Convenció en Madrid del 6/4/11)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: