Dejando atrás los juguetes

Pregunta: Usted partirá a la convención de Cabalá en España, donde estará ofreciendo entrevistas a los medios de comunicación españoles. ¿Cómo les explicará usted a ellos lo que Baal HaSulam escribió en su artículo “La Paz”: “Debemos aceptar el yugo del cielo para el Creador ya que estamos aprendiendo quién es El?”

Respuesta: Yo espero que ellos me escuchen mejor que tú, mejor que las personas en otros lugares del mundo. De hecho, España está enfrentando serios problemas.

Tengo citas para varias entrevistas allá, incluyendo una entrevista en horario estelar en uno de los canales líderes de la televisión, que transmite para millones de espectadores. Nos hemos hecho populares. Varios periodistas están dispuestos a escucharnos; ellos están de acuerdo y han respondido rápidamente a nuestras palabras.

En su condición actual, tenemos que explicar lo que implican las condiciones de hoy en día. El dinero se ha ido. El crédito no ayudará porque no puede ser manejado adecuadamente en este punto. ¿Ayudaría solo dividir los fondos entre las personas y mantener la deuda? 

¿Pero qué hacer si no hay trabajos y nadie necesita lo que alguien quiere producir?  ¿Incluso si la Unión Europea les presta algún dinero y trata de salvar la situación, que puedes hacer? ¿Abrir otra tienda? ¿Construir otra fábrica? ¿Que podré producir yo? ¿Hay algo que falta por hacer en el mundo que no tengamos hoy en día? 

Por mucho que yo pueda, lo único que hará es poner las cosas peor ya que en lo que se refiere a los precios, mis productos no pueden competir con aquellos fabricados en China. ¿Cómo mantenemos los empleos de las personas bajo tales condiciones? Es más sabio cerrar el negocio completo. ¿Pero que se supone que debemos hacer con los desempleados, con los graduados del colegio, y con la juventud? Nadie tiene idea.

Simplemente no tienes nada que producir. Incluso los alimentos que el mundo produce pudieran alimentar a ocho billones de personas, solo que nosotros no sabemos cómo distribuirlos correctamente. ¿Cuántas actualizaciones de teléfonos puede uno tener? Los consumidores están cansados de las novedades. Imagínate lo que sucederá cuando nadie compre productos fabricados en China porque no hay dinero para ello. Los productos pueden ser baratos, pero hay un agujero en los bolsillos, mientras que uno sigue necesitando comida y ropa. ¿Quien se encargará de los “juguetes” entonces?

(44462 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 5/30/2011, “La Paz”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: