El estímulo correcto

La ciencia de la Cabalá tiene una sección interesante que habla acerca de la manera como percibimos el universo, de cómo el hombre concibe el mundo en el que vive. ¿Por qué sentimos al mundo precisamente de esta manera? ¿Es nuestro mundo realmente de la manera en la que lo percibimos o es completamente diferente?  En realidad, luego de que pasa a través de nuestros cinco sentidos, adquiere una forma específica en nuestra percepción. Observamos precisamente esta imagen, en lugar de tener una percepción directa y objetiva del mundo real.

Hoy en día los científicos investigan como ven el mundo las mariposas, las abejas, las serpientes y los perros. Cada criatura lo ve de su propia manera, en rangos diferentes, a través de esquemas de colores o aromas y así sucesivamente. Cada criatura tiene su propia manera de orientarse en el mundo y ve su propia imagen, la cual difiere de lo que ven los demás.

Entonces, ¿Por qué la imagen es precisamente de esta forma ante nuestros ojos? Y ¿Cómo es realmente desde el punto de vista objetivo? ¿Podemos tan siquiera alcanzar una visión del mundo verdaderamente objetiva? A esto se refiere sección de la Cabalá denominada “Percepción de la Realidad”.

Sin embargo, la parte más importante de la Cabalá no es el descenso de arriba hacia abajo desde el mundo de lo Infinito hasta nuestro mundo, sino lo que sucede después. Lo más importante para nosotros es el Majsom y el camino que le sigue hacia arriba. Esto es lo que estamos enfrentando ahora, a través de lo cual tenemos que pasar. Tenemos que atravesarlo en la práctica, no en la teoría, y tenemos que ir a través del camino todos juntos.

Esto lo tenemos que implementar tan pronto como sea posible de manera que la fuerza negativa del desarrollo no nos presione desde atrás, dándonos un estímulo negativo. En la antigua Roma, Stimulus significaba una vara afilada que era utilizada para pinchar a los burros para que se movieran.  Así que, es importante para nosotros no sentir este stimulus en nuestra carne, sino aspirar a movernos nosotros mismos, con la ayuda de la fuerza positiva que se nos está brindando ahora.

Esta es básicamente la razón por la que nos hemos reunido. Podemos unirnos y organizarnos, y podemos comenzar a sentirnos internamente los unos con los otros, incluso sin contacto físico. Vamos a sentir que al unirnos unos con otros nos volvemos similares a la naturaleza común y global. Entonces, dentro de nuestra unidad, revelaremos el campo común y sentiremos que nos estamos elevando un poco más arriba. Esto es una realidad y espero que tú y yo lo hagamos.

(45526 – De la Lección 1, Convención en Moscú del 10 DE Junio del 2011)

Material Relacionado:

Cruzando la frontera egipcia

La necesidad de la unidad está llegando a su jefe 

Cuando la crisis se convierte en insoportable

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: