El motor alimentado por la vergüenza ardiente

El peor y más doloroso estado experimentado por Maljut es el estado de llenado total por medio de la Luz en el mundo del Infinito, puesto que esta no tiene nada con lo cual cubrirse. Todo esto obliga a Maljut a atravesar las múltiples transformaciones que llamamos movimientos, acciones.

Esta cadena de reacciones a través de las cuales tiene que pasar Maljut, se consideran como su movimiento. Por lo tanto, todo esto es acerca de las sensaciones internas, de la sabiduría interior, del movimiento interno, y del hecho de que todo es hecho únicamente por el deseo y la intención que lo acompaña. ¡Nada más es real, sino únicamente esto!

Nuestro mundo el cual observamos alrededor, es un mundo imaginario. Todo está ocurriendo dentro de Maljut del mundo del Infinito, hasta que este se complete y comience a recibir para otorgar, es decir, hasta que abandone la sensación de recibir para la auto gratificación que solía tener antes de la Primera Restricción. Eso así a pesar de que esta primera sensación no se consideró como egoísta porque Maljut no la cometió conscientemente y supo en qué estado estaba entrando.

Por lo tanto, el movimiento espiritual no se mide ni se evalúa por el número de acciones corporales, sino sólo por los estados internos a través de los cuales está pasando la persona. Por ello es tan difícil de medirlo. Todos siguen preguntando: ¿Cómo puedo saber que tanto avancé? De hecho, esto sólo puede medirse cuando has entrado en el mundo espiritual y puedes contar con precisión cuántas acciones espirituales has realizado.

Al observar a un niño pequeño, vemos que él no tiene idea de dónde está y de lo que está haciendo. Sólo en tanto que continúa creciendo, él perfecciona la calidad de su mente y comienza a contar lo que pasó ayer, hoy y lo que sucederá mañana. Aprende a sentir el tiempo y más tarde, el movimiento. A él se le enseña: Haz esto y no hagas eso. En otras palabras, él empieza a alcanzar ciertas cosas y la conexión entre ellas, aprende a hacer la transición desde un estado a otro de manera consciente, a escuchar y a seguir lo que los adultos pueden recomendarle.

Es similar en el mundo espiritual, y llegamos a realizar los actos espirituales. Pero todos ellos se realizan exclusivamente dentro de la persona. En el exterior no pasa nada, y nada depende de las acciones externas. Y, no obstante, nuestras acciones externas pueden influir en nuestro estado interior, puesto que tiene que ver con la psicología humana.

Nos involucramos en la sociedad que nos rodea por medio de nuestra participación personal, de ciertas acciones corporales, y gracias a eso, nos unificamos internamente con él. Y este vínculo interno nos impacta y se cuenta como nuestro trabajo espiritual.

Por lo tanto, todo depende de nuestra conciencia del mal, es por eso que estudiamos y hacemos trabajo espiritual. En el instante en el que una persona siente su egoísmo, está listo para tomar una acción espiritual, es decir para cambiar dentro con el fin de librarse de este mal. Y entonces la pregunta es qué tipo de mal es: Cuán grande es en calidad y cantidad con respecto al otorgamiento o recepción.

(44974 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 6/6/2011, Talmud Eser Sefirot)

Material Relacionado:
Escalando los niveles de los mundos espirituales
Es hora de empezar a cuidar del mundo
Un laboratorio que busca el secreto de la vida

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: