El nexo de conexión

La Torá, el método de corrección, fue revelado en la antigua Babilonia, donde surgieron tanto los deseos relacionados como los no relacionados con la corrección. Desde entonces, este método de corrección ha existido en la humanidad.

¿Por qué sólo una pequeña parte de la humanidad los aprendió? En Babilonia, estos fueron absorbidos por los que se sintieron atraídos a ellos originalmente, aquellos quienes por medio de la ley de equivalencia de forma sintieron que era para ellos. Otros tomaron un “desvío”.

La pregunta aquí no es acerca de una nación determinada, sino de todo el mundo. ¿Por qué no todas las personas encuentran este método? ¿Por qué no se manifiestan en todas las personas los deseos y las intenciones dirigidos a la corrección?

Para encontrar la respuesta, tenemos que volvernos hacia la ruptura de las vasijas y ver por qué todo sucedió de esa manera. Algunas vasijas se relacionan con los deseos de recepción y otras contienen más de los deseos de dar. Ellas se mezclaron unas con otras, y como resultado, digamos, 99 por ciento de todas las vasijas no pueden aspirar por sí mismas a la corrección. Ellas exigen que el punto dirigido directamente al Creador tire de ellas hacia adelante, que se convierta en el nexo de unión entre ellas y la Luz que Reforma.

Del mismo modo, las personas con el punto en el corazón también necesitan el nexo de unión: los libros a través de los cuales se extrae la Luz. Un “libro” significa la revelación en la Cabalá. El libro ayuda a atraer la Luz al grupo, lo que significa el deseo que necesita estar unido. Por lo tanto, en el camino espiritual, el rol de un “adaptador” es realizado por el maestro, el grupo, y los libros. Sin embargo, las personas sin la base de preparación sólo sufren y necesitan estar conectadas con quienes ya están listos para el desarrollo.

Este orden es el resultado de la ruptura de las vasijas. El hecho es que las vasijas de recepción no pueden corregirse a sí mismas antes de las vasijas de otorgamiento, la Luz de Bina, se conecta con ellas, es decir, con Maljut. Sólo esta combinación entre Bina y Maljut les permite elevarse.

Algunas de las vasijas se relacionan con el mundo de Atzilut, con Galgalta ve Eynaim (GE). Sin embargo, las vasijas de los mundos de Beria, Yetzira y Assiya están relacionadas con AHP (Awzen, Hotem, Pe). Debido a la ruptura, GE cayó dentro de AHP. Al hacer las correcciones, nosotros elevamos de nuevo GE, y AHP se eleva si se adhiere con GE. En primer lugar, sólo las vasijas de Galgalta ve Eynaim se elevan porque Israel misma se corrige. Entonces, ella también corrige AHP.

Este es el orden de la corrección. Inicialmente, está previsto para el AHP, y la meta es corregirlo.

(46047 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 6/21/11, “Matan Torá (la entrega de la Torá)”)

Material Relacionado:
Durmiendo bajo el dominio del enemigo
La Cabalá: Desde Abraham hasta la actualidad
Viviendo como un alma

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: