El programa superior anticipa tu entrada

Pregunta: ¿Si el Creador tiene un cierto programa para nuestro desarrollo, por que deberíamos interferir con este y tratar de rodearlo?

Respuesta: Existe un programa natural de evolución considerado como “naturaleza”. La naturaleza ha construido una maquinaria que hace girar y desenvolverse todo el desarrollo, mientras nosotros obedientemente lo seguimos por cientos de miles de años y mediante este evolucionamos. Y así ha sido por toda la historia de la humanidad en la tierra.

Pero al mismo tiempo, el programa estipula que el hombre gradualmente llega al estado en el que comienza a participar él mismo en su funcionamiento. La fuerza subyacente en la naturaleza continúa influyendo y desarrollando el deseo. Y dentro del deseo, además cultiva el punto que se origina en la raíz del alma. En cierto momento, aparte del deseo de recibir placer, comenzamos a escuchar la voz de este punto en el corazón. Llega el momento en el cual este se hace conocido y exige que el hombre lo realice.

La realización del punto ocurre por encima del deseo. Por tanto, el hombre se siente dividido en dos y se descubre enfrentando una elección: seguir su ego, que es su deseo corporal (tal como comida, sexo, familia, riqueza, poder, y conocimiento), o seguir haciendo crecer este punto espiritual y obtener las respuestas a las preguntas: ¿Quién soy? ¿Dónde comencé? ¿Dónde está la fuerza superior? ¿De qué se trata esta vida? ¿Cuál es el propósito de la existencia?

El punto en el corazón comienza a hacer esas preguntas y nos hunde en la confusión. Entonces él o ella, de alguna manera, encuentra la sabiduría de la Cabalá, ¡Lo cual también está programado! ¡La vida no es accidental!; todo lo que tiene lugar en este mundo desciende del mundo superior. Ya sea que elijas el segundo camino o no, u obtengas todas las oportunidades para realizarlo, esto también está sujeto al mismo programa de creación.

Hoy, vienes a estudiar no por tu propia voluntad. Es sólo que hubo fuerzas que trabajaron en ti y te hicieron caer en cuenta que debías venir. Tu libertad comienza sólo cuando estás claramente frente a una elección: entrar a un grupo cabalístico o no, e incluso al nivel más profundo en ti, estás dispuesto a sacrificar tu ego para llegar a ser una parte vital de este o no.

La elección está sólo entre dos deseos: uno dirigido a uno mismo y el otro dirigido hacia afuera. Aquí es donde realmente tienes que elegir. El deseo dirigido hacia uno mismo es AHP (la parte inferior del Partzuf). El deseo vuelto hacia afuera es Galgalta ve Eynaim, la parte superior del Partzuf. Y en el medio, está un área considerada como “Klipá Noga”, donde pareces tomar esa decisión. Pero, surge una nueva pregunta: ¿En qué se basa tu decisión, y cómo estás siendo manipulado desde Arriba para que tomes esta y no otra decisión?

El mismo programa nos dicta el circular la Cabalá por todo el mundo. Sin esto, no llegará a la corrección ya que sólo sigue el programa natural de desarrollo, justo como todos los otros niveles de la naturaleza. Necesitamos usar esos niveles correctamente, es decir que necesitamos usar en pensamiento, acción, e intención, al resto de la humanidad, así como a la naturaleza animada, vegetativa, e inanimada, para añadirlas a nosotros y juntos, como una creación, ascender del nivel de este mundo al mundo superior.

(44147 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 5/27/2011, “Introducción general al libro, Panim Meirot uMasbirot”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: