Escalando los niveles de los mundos espirituales

Pregunta: ¿Es egoísta el amor de la madre hacia su hijo y el amor entre esposo y esposa?

Respuesta: Este amor no es considerado egoísta. Todos nuestros deseos se dividen en los niveles inanimado, vegetativo, animado y humano (1, 2, 3, 4) los deseos del nivel inanimado que surgen en la persona son similares a los deseos de los animales, sólo que estos son más desarrollados. Esto incluye los deseos de la madre en relación con su hijo o los deseos que aparecen entre esposos.

La actitud instintiva de la madre hacia su hijo no es egoísta. La naturaleza obliga a un ser humano (la madre) a comportarse de esta manera para satisfacer el deseo de otra persona (el hijo). Por otro lado, el ego es el deseo de disfrutar a expensas de otro ser humano. Es decir, es cuando quiero sentirme bien a expensas de otro. Incluso el hecho de que alguien esté en una mala situación puede darme placer.

Este tipo de placer podría dividirse en muchos niveles. Por ejemplo. Puedo conseguir placer de hacer del otro, mi esclavo. También, el placer existe en la posibilidad de lastimarlo, humillarlo, y causarle sufrimiento. Los placeres de explotar a los otros, más que un deseo natural de disfrutar, se considera egoísta.

Mi deseo de lograr placer de los alimentos sabrosos, de la comunicación con mis hijos, o de algo en la vida que no lastima a nadie no se considera egoísmo. Las acciones egoístas están dirigidas a usar a los otros para un beneficio personal.

Revelamos nuestro ego verdadero (espiritual) en el nivel “humano” cuando llegamos al grupo. Entonces, empezamos a sentir una hostilidad especial hacia cada uno y ponemos una pared entre nosotros mismos.

Según la medida en que queramos llegar a acercarnos a cada uno, a estudiar juntos, a tener comidas en común, y a unirnos con el fin de alcanzar el atributo de otorgamiento, en esa medida sentimos incluso un odio más grande hacia uno y otro, una aversión y repugnancia de conectarnos. Nuestro ego se manifiesta en este momento en particular. Este no está presente en la gente común; sólo aquellos que quieren conectarse para alcanzar la espiritualidad lo tienen. Estas personas descubren que no pueden hacer nada con este. ¿Por qué? Esto es porque más tarde desarrollarán una necesidad por la fuerza superior.

¿De dónde viene esta fuerza? Esta presente inicialmente en un sistema perfecto y desaparece (se oculta) más tarde (como resultado de) su rompimiento. Esta fuerza existe pero se esconde dentro. Si trato de unirme con mis amigos y no seré capaz de ello, mi nivel de egoísmo se me revelará más y más (hasta cierta medida). Este será mi primer nivel espiritual, 1 / 125avo del ascenso total.

Estoy trabajando en esto durante meses, hasta que alcanzo el estado en el cual no seré capaz de  sobreponerme a mí mismo. Entonces, desarrollaré la necesidad por la Luz la cual solía llenarnos y ahora está oculta dentro, y querré que llegue, que se revele, y que nos conecte juntos.

Este requisito libera el primer nivel espiritual para mí; mi amigo, yo  y la Luz superior entre nosotros. Más tarde, mi meta será alcanzar el próximo nivel, en  el que el ego crecerá aún más y estallará un odio que no sabía que existía.

Seré irritado y repelido por pequeñas cosas en mi amigo. Juntos, tendremos que trabajar duro y ascenderemos al segundo de los 125 niveles, y así hasta el fin de la corrección.

(44827 – De la Lección 1, Convención en España del 6/3/2011)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: