Físicamente estoy en el grupo. ¿Dónde está mi alma?

Pregunta: ¿Es cierto que tomamos conciencia del mal solo después de atravesar el Majsom (barrera a la espiritualidad)? ¿Qué puedo hacer mientras tanto?

Respuesta: Cada grado tiene sus medidas, sus estándares, y sus criterios. Tenemos diferentes puntos de vista de nosotros mismo a las edades de cuatro, seis o siete.

Incluso ahora, tengo la posibilidad de reconocer el mal. Físicamente, estoy presente en el grupo, pero ¿estoy allí con mi alma? No, no lo estoy. ¿A que me llevará este estado? ¿Qué sucederá conmigo? No puedo alcanzar la espiritualidad de esta manera. Es muy malo. Me siento triste por el tiempo perdido, una vida desperdiciada, de la cual no obtuve nada.

Entonces, comienzo a odiar aquello que me impide conectarme con los amigos: mi diferencia con respecto a ellos. Por supuesto, todo esto sucede en el egoísmo, en los deseos de recibir que quieren alcanzar la espiritualidad para no perder nada en la vida. Sin embargo, esto me coloca en la condición egoísta correcta de Lo Lishma (para uno mismo), y luego la influencia de la Luz lo convierte en el estado altruista de Lishma (por el bien del Creador).

De todas maneras, la vergüenza también está aquí presente. Primero, me siento avergonzado de la posibilidad de ser atrapado por robo, entonces me doy cuenta de que no vale la pena robar, al menos no siempre. Como resultado, cambio internamente de manera que no quiero nada de nadie. Todo lo que quiero es otorgar. Esa es mi aspiración, y estoy feliz así.

Maravillosamente, esto es Lo Lishma, y el deseo de otorgar, el acto de otorgar y este está ya integrado en él. Aunque también hay una compensación: un buen sentimiento. De esta manera, nos conectamos con el bien y no exigimos nada por el momento.

En el próximo nivel, la Luz que Reforma a la persona, inclusive sin su conocimiento, y realmente se conecta con el Bien que hace el Bien. Así que, primero me conecto con el bien que me hace sentir bien y luego, me cambio hacia el verdadero otorgamiento hacia el Creador.

(46506 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 26 de Junio del 2011, “Matan Torá (La entrega de la Torá)”)

Material Relacionado:

El hombre es el único animal que se averguenza.

La vergüenza como medio de correccion

El motor alimentado por la vergüenza ardiente

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: